El Alba: entre la ilusión y la cautela

El Albacete Balompié continúa su puesta a punto para el comienzo de la temporada 2018/2019 y lo hace con bastantes novedades. Luis Miguel Ramis fue el elegido para dirigir la nave manchega tras la mala racha final del equipo de Enrique Martín. Nadie habría dicho en marzo que el navarro no renovaría otra campaña más con el Alba, pero la dinámica del equipo, el cual se salvó en la última jornada tras sacar 9 puntos al descenso, hizo que la propiedad optara por Ramis, un joven entrenador que ya había estado en el banquillo del Almería y Real Madrid Castilla.

La dirección deportiva también cambió nada más abrirse el mercado de fichajes y Albacete y Getafe intercambiaron sus cromos llegando Mauro Pérez al conjunto albaceteño. Desde la llegada del canario al Alba la premisa ha sido clara: se busca un perfil de jugador joven, con hambre y que quiera aprovechar su estancia en el Alba para llamar la atención de equipos de Primera, como el mismo  Mauro dijo en su presentación. El Alba, que llevaba tiempo sin contar con muchos jugadores cedidos en su plantilla, ha incorporado varios jugadores a préstamo hasta el momento. Del Real Madrid han llegado Febas y Tejero, de los que se espera mucho. Febas viene para dar su toque de calidad al medio campo y Tejero tendrá que luchar muy duro por una plaza en el lateral derecho con el aguerrido Arroyo. Del Getafe llega un lateral izquierdo muy joven y con un futuro verdaderamente prometedor como Mathías Oliveira, el cual fue subcampeón del mundo sub-20 con Uruguay en el último mundial. Rey Manaj, tras una temporada discreta con el Granada, ha sido cedido por el Inter para poder disfrutar de más minutos, aunque en teoría Zozulya y Ortuño parten con ventaja. Otros jugadores muy jóvenes que se incorporan al Alba son: Jean Jules, del cual hablan maravillas desde la cantera del Rayo; Fran García, que vuelve al Alba tras una buena temporada en el Fuenlabrada; Mickael Mansa, desconocido para el fútbol español y que viene cedido con opción a compra desde la Liga holandesa; Diego Barri, de la cantera azulona, el cual debutó en Primera el curso pasado; y 2 José Antonio Caro, -si leen bien-, el exguardameta del filial hispalense y el central del Córdoba el curso pasado, que curiosamente proviene de del filial bético. Además, en el día de ayer se confirmó la cesión de Eugeni Valderrama, canterano valencianista que viene prometiendo mucho y del que ya se espera de el salto que de él se espera por su calidad.

La plantilla del Alba ha reducido mucho su edad media como hemos visto y algunos baluartes han dejado el club. Es  justo mencionar a varios jugadores que formaron parte del ascenso del Alba en la temporada 16-17 y que este año han abandonado la entidad manchega como son:  Carlos Delgado, Aridane y Rafa Gálvez, los cuáles son muy queridos por la afición por el gran compromiso y profesionalidad que han mostrado en el Alba durante las 2 últimas temporadas.

Aunque aún desde el club se trabaja desde varios frentes para cubrir puestos, como puede ser la posible vuelta de Saveljich, la llegada de un extremo y alguna otra incorporación al final del mercado, el grueso del que será el Alba 18-19 ya está entrenando de cara a la nueva temporada como es costumbre en el Pinatar Arena.

Gran parte de la afición se siente muy ilusionada con el nuevo proyecto del Alba, ya que se ha podido competir con equipos económicamente superiores para juntar a la delantera Zozulya-Ortuño, para lo que el club ha hecho un gran esfuerzo económico. Si ambos tienen un gran año, pueden sumar bastantes goles para los del Carlos Belmonte. Los jugadores jóvenes también ilusionan y además se cuenta con jugadores de la temporada pasada en los cuales se tiene gran confianza y altas expectativas como Bela, Gorosito, Acuña, Erice, Susaeta, Tomeu Nadal…

Por otra parte la afición manchega está muy acostumbrada a ser precavida. La temporada pasada cuando algunos incluso llegaron a pensar en la posibilidad de alcanzar el playoff si se conseguían unas cuantas victorias seguidas, una terrorífica racha de 10 partidos sin ganar dejó al Alba al borde de la 2ªB. Se han sufrido 2 descensos bastantes próximos en el tiempo y se tiene claro que lo primero es consolidarse. También han llegado muchos jugadores jóvenes que no cuentan con gran experiencia en Segunda División y por lo tanto no se sabe cómo van a rendir en una competición tan exigente y con tan buenos equipos. Por lo tanto, ilusión y precaución, por partes iguales, conviven en la pretemporada manchega. Las sensaciones de los primeros partidos de el período previo al inicio de campeonato están siendo buenas, pero siempre teniendo en cuenta que los amistosos son otro mundo a la competición liguera. También parece que Ramis volverá al sistema de defensa de 4 tras el cerrojazo de Enrique Martín. Ahora es la afición la que tiene que subirse al barco para aumentar las cifras de asistencia al Carlos Belmonte. Aunque el objetivo está claro que es la permanencia, ¿por qué no se va a poder pensar en algo más? ¿Qué sería del fútbol sin imaginar hipotéticos escenarios en los que estará tu equipo antes de que ruede el balón?

Deja un comentario