Real Zaragoza, contraste de sensaciones

Tras el duro varapalo recibido la temporada pasada en la semifinal del playoff de ascenso, el Real Zaragoza comenzó un cambio. Empezando por el entrenador, y terminando por la importancia de la cantera.

La salida de Natxo González como entrenador del Real Zaragoza ya era rumoreada desde antes del comienzo del Playoff de ascenso. Los periodistas, tanto de La Coruña como de Zaragoza desvelaron la noticia, que podría desestabilizar al club. Una vez terminada la temporada, desde la dirección deportiva del club, comandada por Lalo Arantegui, se decidió dar un cambio.

Ese cambio comenzó por el entrenador. Como antes se ha mencionado, Natxo Gonzalez abandonó Zaragoza rumbo a Riazor, por lo que el club aragonés debía buscar un sucesor digno para ese puesto. El elegido fue Imanol Idiakez, procedente del AEK Larnaca y con mucha experiencia en Segunda División B.

Con él llegaron 3 fichajes. Jeison Medina, procedente de Leones de Itaguí, de la Primera División colombiana; Diego Aguirre, procedente del Rayo Vallecano y James Igbekeme, procedente del Gil Vicente, equipo de la Segunda División portuguesa. La llegada del colombiano se suponía como un recambio a Borja Iglesias, el cual se ha marchado del club tras su cesión, pero las expectativas generadas con el punta antioqueño no han sido las esperadas. Por parte de los otros dos fichajes, su rendimiento en la pretemporada ha sido muy alto, destacando al nigeriano, que se ha mostrado un jugador con una buena presencia física y una mas que notable salida de balón.

Con el ya habitual stage en Boltaña, asi como el amistoso de preparación contra el equipo local (que milita en Segunda Regional) el equipo comenzó a conocerse y los jugadores a compenetrarse entre ellos. La primera prueba de fuego llegó en el partido frente al Tudelano, en que el equipo de Idiakez consiguió tener la posesión del balón, pero no se paso del empate a 0. Lo más destacable de ese partido fue la aparición en el primer equipo de los jóvenes canteranos zaragocistas, como Clemente, Baselga, los hermanos Vicente y Soro, uno de los grandes protagonistas de la pretemporada del Real Zaragoza.

Sensaciones opuestas

Frente al Teruel el Zaragoza volvió a sacar su buen juego, destacando esta vez a Carlos Nieto, otra joya de la cantera que ha renovado hasta 2022 y a Pep Biel, al cual el año pasado ya se le vieron grandes muestras de calidad. En el partido frente al Nàstic de Tarragona al equipo aragonés se le vió una cara bastante distinta. Los delanteros no estaban acertados, la defensa tenía, a veces, fallos infantiles, lo que supuso la derrota por 1 gol a 0.

En el siguiente encuentro frente a un rival de entidad como es la Real Sociedad, el Real Zaragoza le disputó y le ganó la posesión al equipo de Asier Garitano, disputando un notabilísimo partido, aunque con algunas dudas a la hora de sacar el balón jugado, ya que Diogo Verdasca sigue dejando bastantes dudas en esa posición. Gracias a un tanto de penalti y a un autentico golazo de Alberto Soro cuando el partido finalizaba, el equipo maño consiguió imponerse por 2-1 al equipo txuri-urdin.

Sin embargo, el partido frente al Leganés supuso un jarro de agua fría debido a los fallos ocasionados en defensa, llegando a encajar 5 goles, así como la falta de acierto. De momento, esta siendo una pretemporada de contrastes, donde el equipo mezcla buenos partidos con actuaciones que dejan mucho que desear. Unas sensaciones que deberán dirigirse a un lado o a otro con el comienzo de la competición liguera, en la que el Zaragoza tratará de volver a competir tan bien como lo hizo en la segunda vuelta de la pasada temporada. Para entonces, quizá, el conjunto de Idiakez ya esté completo o cerca de ello. El inicio de la temporada ya está muy cerca.

 

Deja un comentario