A escasos días de comenzar la temporada, la UD Las Palmas afronta con ilusión y optimismo su vuelta al infierno. Para un equipo que llevaba varios años en la élite, volver a Segunda puede hacerse muy complicado de asimilar. Sin embargo, los ‘pío pío’ se han reforzado muy bien en el mercado.

El cuadro dirigido por Manolo Jiménez se ha hecho con los servicios de Fidel, Mantovani, Juan Cala, Raúl Fernández, Nauzet Pérez, Deivid, Rubén Castro, Álvaro Lemos, Rafa Mir, Christian Rivera, Sacko y el último refuerzo, Íñigo Ruiz de Galarreta. El criado en Lezama cuenta con mucha experiencia en la categoría de plata en equipos como Numancia, Mirandés o Barcelona B. A eso hay que sumar el gran nivel de futbolistas como Rubén Castro o Cala, consolidados como jugadores de Primera. Fidel es un extremo contrastado, Mantovani fue clave en el ascenso del Leganés y Raúl Fernández ya ha mostrado las aptitudes como guardameta que le atesoran con intervenciones de calidad y un ascenso con el Levante. También juventud y promesas como Christian Rivera, un mediocentro con mucho por crecer o Rafa Mir, procedente del Wolves como cedido. Además, Sergio Araujo ha vuelto a la isla para quedarse.

El primer cambio se dio en la secretaría técnica. Toni Otero sustituía a Luis Helguera como jefe del timón tras el descenso. El nuevo director deportivo tuvo que estrujarse la cabeza, pues la cantidad de futbolistas que se marcharían por finalizar su cesión era un factor que le obligaba a remodelar el plantel. Halilovic, Gálvez, Etebo, Aguirregaray, Calleri, Emenike o Nacho Gil abandonaban la entidad en la que tan buen rendimiento habían ofrecido. A eso había que sumar otros jugadores que por contrato o caché, no tenían apenas opciones de jugar en la categoría de plata. Casos como el de Remy, Livaja, Aquilani o Bigas han quedado ya desvinculados del club. Junto a otras salidas como David Simón, Jairo Samperio, Imoh Ezekiel o los dos porteros, la cifra llega a la veintena de marchas. Un trabajo de búsqueda intensiva que parece estar dando sus frutos.

Conjunción a marchas forzadas

Sin embargo, algunos de los refuerzos han llegado tarde y no han tenido muchos minutos con Las Palmas. Eso mismo comentó Manolo Jiménez en una rueda de prensa, lamentando esa situación. Pese a ello, tres victorias, dos empates (con victoria y derrota en penaltis) y dos derrotas son el balance de resultados en lo que va de pretemporada.

Comenzó venciendo a su filial con goles de Vicente Gómez, Tana y Erik Expósito. Ante el Tenerife, el cuadro canario empató el choque y perdió en la tanda de penaltis en lo que suponía la Copa Mahou. En ese segundo test, el conjunto tinerfeño fue superior en el global y gozó de oportunidades claras de la mano de Juan Villar. El tercer compromiso tuvo lugar en Inglaterra ante el Birmingham. En esta ocasión sí se vio a una buena UD Las Palmas, que se impuso por 1-4 con tantos de Momo, Espiau, Erik Expósito y Rafa Mir. Especialmente relevante fue la actuación de Tana, cuya salida parecía inminente pero que aún se mantiene en la entidad, algo que sería una maravillosa noticia para el equipo, especialmente si su motivación es la adecuada.

El segundo test en el stage de Inglaterra se saldó con derrota por 1-0 ante el Leeds de Bielsa. Tras una primera mitad en la que fueron superiores, aunque algo estériles en ataque, los canarios dieron un paso atrás en la segunda parte y encajaron un gol al filo del pitido final. Más positivo fue el desenlace del amistoso ante el Marítimo. Victoria por 1-0 con gol de Cala y debut de Sacko y Christian Rivera. Buen nivel ante su afición, especialmente en la primera mitad.

Para terminar la pretemporada, Las Palmas visitaba tierras andaluzas para disputar el Trofeo Carranza. Venció en la tanda de penaltis al anfitrión tras empatar a uno durante los 90 minutos. Rubén Castro y Salvi pusieron los goles en un choque en el que el Cádiz fue mejor. Ya en la final, ante el Betis de Setién, los de Manolo Jiménez sucumbieron. Pese a que plantaron cara y el resultado fue demasiado abultado, se notó la frescura y calidad del equipo bético. Goleada de 4-0 y la sensación de que era demasiado rival para un conjunto canario aún por pulir. No obstante, el inicio liguero está a la vuelta de la esquina y Las Palmas transmite optimismo y seguridad. Se estrenará ante el Reus, el domingo 19 de agosto a las 22:00 horas en el Gran Canaria. La suerte está echada, para un equipo al que solo vale el ascenso.

Deja un comentario