Nueva temporada e ilusiones renovadas en el Carlos Tartiere. Atrás queda la decepción por no alcanzar la promoción de ascenso y enfrente ya está con el pistoletazo de salida a punto de caramelo una nueva oportunidad de devolver el nombre de Oviedo a la élite del fútbol español. No será nada fácil, ya que esa palabra no consta en el diccionario de La Liga 1|2|3, pero con estabilidad y paciencia a buen seguro se incrementarán las posibilidades.
Al frente del barco carbayón continua un viejo lobo de mar, con cientos de experiencias y situaciones coleccionadas en su mochila de viaje. Todo un clásico de la división de plata: Juan Antonio Anquela. El técnico jiennense conoce la categoría como la palma de su mano e intentará redimirse de la no consecución del objetivo la pasada campaña ajustando varios cambios en la forma de jugar de sus pupilos. La vuelta a la defensa de 4 tras acabar el pasado curso con 5 zagueros es una de las principales novedades, además de haber podido comprobar en la pretemporada que el Real Oviedo apostará por tener más el balón en su dominio y a través de ello, lograr disponer de más ocasiones. Se mantienen como denominadores comunes la intensidad y la presión constante al rival, un sello de identidad marca “Anquela”.
En cuanto al plantel que manejará a su antojo, nos encontramos con un equipo consolidado, en el que apenas ha habido fugas respecto a la pasada campaña. Los refuerzos realizados hasta el momento dan un salto tanto de calidad como de profundidad a una plantilla que a priori debería optar a pelear por todo.
En la portería, Alfonso Herrero ha renovado su compromiso con el club carbayón tras una temporada en la que logró arrebatarle el puesto a Juan Carlos e instalarse como un fijo en los esquemas de Anquela. Sus paradas fueron clave para que el Real Oviedo llegara con opciones de play-off al último encuentro de liga. Toda una revelación.
Para competir por un puesto bajo los palos ha llegado desde Butarque un guardameta con mucho más poso y experiencia, Nereo Champagne. Su buena pretemporada ha propiciado que existan dudas sobre quién será el encargado de defender la meta del Carlos Tartiere en la primera jornada de liga, aunque Alfonso parte con ventaja.
Se mantiene el centro de la zaga del pasado curso, que se mostró sólida y eficiente en gran parte de los partidos. La pareja formada por Juan Forlín y Carlos Hernández parten con ventaja sobre el papel. El argentino es un central solvente y  reúne mucha experiencia y el jiennense además de aportar seguridad atrás es la principal baza del equipo a balón parado (el pasado curso anotó 6 tantos, siendo el central más goleador de la categoría). Como alternativa a ese puesto aparece la opción de Christian Fernández, reconvertido desde el lateral la pasada temporada, que destaca por ser un futbolista cumplidor en cualquier tramo de los partidos. Como opción más remota sale a la palestra el nombre de Nahuel Valentini, al que se le está buscando una salida tras no contar con apenas minutos durante la campaña anterior.
En el flanco izquierdo, volveremos a ver subiendo y bajando la banda a Mossa, un lateral de garantías que tras un gran año se ha ganado con creces el papel de indiscutible en el Real Oviedo. El lateral derecho cuenta con dos opciones bastante contrastadas, la juventud y la potencia de Diegui o la experiencia y la calidad de un Carlos Martínez que va cogiendo el tono poco a poco. A día de hoy, es una incógnita quién ocupará la banda derecha de la retaguardia carbayona el próximo fin de semana.
El salto de calidad ya mencionado tiene su máxima presencia en la sala de máquinas. Un abanico de opciones que tendrá Anquela a su disposición para definir a los 3 jugadores encargados de llevar la batuta de los partidos. Ramón Folch parece un fijo tras su buen hacer el pasado curso, siendo el equilibrio del equipo y transformándose en un auténtico pulpo en varios encuentros. La irrupción de dos jugadores de calidad técnica exquisita como Sergio Tejera y Javi Muñoz hacen prever que el Real Oviedo tendrá mucha más presencia con el cuero que la pasada temporada. Desde 2ªB también ha aterrizado Richard Boateng, un centrocampista muy físico y potente que se antoja clave a la hora de ejercer presión sobre el rival y dar un toque más conservador al equipo, aunque hasta el momento lo exhibido técnicamente por el futbolista ghanés no está ni de lejos a la altura de sus ya mencionados compañeros. En el olvido queda la presencia del húngaro Patrik Hidi, que no cumplió con las expectativas la pasada campaña y desde la dirección deportiva se trabaja para darle salida. A la espera de ver si llegan más refuerzos en esta demarcación, Borja Sánchez está llamando con fuerza a la puerta del primer equipo con sus notables actuaciones en los amistosos de preparación y otro canterano como Edu Cortina apunta buenas maneras. En definitiva, el equipo carbayón gana en número de integrantes en el centro del campo y también distintas alternativas para afrontar de diferentes maneras los partidos.
Saúl Berjón volverá a ser el principal baluarte de este Real Oviedo llegando desde la segunda línea. El talentoso futbolista ovetense brilló con luz propia el pasado curso anotando 6 goles y repartiendo hasta 14 asistencias a sus compañeros, pero su aportación va más allá de los números, verle jugar es un lujo para el espectador y el hecho de tener el escudo del Real Oviedo bordado en su corazón le hace dar el máximo en cada minuto que viste la elástica carbayona. Una auténtica amenaza para las defensas rivales, que volverán a medirse con uno de los mejores jugadores de la categoría. En los extremos también encontramos la opción de Aarón Ñíguez, que fue de más a menos la pasada temporada y terminó en entredicho, aunque su calidad y su habilidad con el balón están fuera de toda duda.
Yoel Bárcenas es otra de las alternativas en dicha demarcación. Recién llegado de disputar el Mundial de Rusia con Panamá, siendo con diferencia el futbolista más destacado del combinado de Gary Stempel, se presume como uno de los nombres a tener muy en cuenta a lo largo de la temporada. Yoel destaca por su velocidad, capacidad de desborde y llegada al área contraria, uno de esos jugadores que si le cedes un mínimo espacio, te pueden dejar contra las cuerdas. Habrá que ver si su aclimatación es la correcta y si consigue acoplarse bien a las ideas de Anquela, pero en principio parece un fichaje de lo más interesante para la nave carbayona.
Viti, que ya ha contado con minutos en el primer equipo en los últimos años, podría ser otra opción para unas bandas que podrían recibir en las próximas semanas un nuevo inquilino.
La pólvora y la referencia ofensiva será cosa de tres. Toché seguirá vistiendo la casaca del Real Oviedo tras una temporada en la que sus prestaciones sobre el césped bajaron notablemente, en parte también, debido a una lesión que le mantuvo alejado de los terrenos de juego durante varios meses. El punta murciano es una de las piezas clave del vestuario y a buen seguro dará todo lo que pueda para aportar en un equipo en el que la competencia ha ganado enteros con respecto al pasado curso. El bueno de José Nicolás no lo tendrá nada fácil, pero su olfato goleador y su capacidad para fijar centrales puede ser una aportación más que útil.
Ibrahima Baldé, que ya pasó por el fútbol español de la mano de Osasuna, es otra opción para la punta del ataque. El senegalés es un delantero corpulento, con zancada, potencia y un buen remate de cara a puerta; además, ha caído con buen pie en Oviedo ya que en poco más de 30 minutos ya ha anotado dos dianas con el conjunto carbayón.
La reciente incorporación de Joselu Moreno es, sin duda, el fichaje que más ilusión y expectación despierta en los aledaños del Carlos Tartiere. Y es que el Real Oviedo ha firmado al que fuera pichichi de La Liga 1|2|3 en la 2016/17, siendo por entonces jugador del Lugo. Si bien es cierto que su paso por el Granada ha dejado más sombras que luces, no deja de ser un ariete de lo más interesante para esta categoría. El punta onubense es un futbolista rápido, en continua búsqueda de desmarques para generar peligro, un jugador que tiene el gol entre ceja y ceja. Quizás sea el goleador que tanto ansiaba tener el conjunto carbayón después de una temporada en la que nadie ha destacado por sus cifras anotadoras.
Habrá que esperar a las primeras jornadas para comprobar si el cóctel sale sobre lo previsto o no, pero en principio el Real Oviedo se postula como uno de los candidatos a asaltar La Liga Santander la próxima temporada por los argumentos dados anteriormente. Una plantilla con una columna vertebral fuerte apoyada también en la cantera, con incorporaciones a priori correctas y con un entrenador que te asegura competir en todos los partidos. Quién no se ilusiona en Oviedo es porque no quiere.
“Si eres bueno, corre. Y si no eres tan bueno, corre el doble”
Juan Antonio Anquela.

Deja un comentario