El ilusionante final de temporada que se vivió el curso pasado en el Nuevo Arcángel, no se refleja en absoluto con el actual estado del Córdoba CF. El conjunto de Sandoval ha arrancado La Liga 1|2|3 con un empate y dos derrotas, y si algo tienen en común esos tres encuentros, es la exagerada cantidad de goles que han recibido los blanquiverdes.

El mercado estival de fichajes ya era un mal augurio para los cordobesistas, y es que este verano han tenido que atravesar un auténtico infierno en cuanto a temas extradeportivos. Incorporaron como entrenador a Francisco Rodríguez, aunque tan sólo 35 días después tomaría el relevo nuevamente Sandoval, quien llegaba como el gran fichaje del verano tras los números conseguidos en su anterior etapa.

Diez victorias, dos empates y cuatro derrotas en 16 encuentros, es decir, 32 puntos de 48 posibles para obrar una permanencia milagrosa, por lo que el regreso del técnico madrileño fue más que celebrado. Aun así, el gran problema de la entidad andaluza persistía, los fichajes no podían llegar debido a los problemas con el límite salarial impuesto por La Liga, siendo el más bajo de la categoría.

Por fin, a mediados de agosto comenzarían a llegar los jugadores al Nuevo Arcángel: Luis Muñoz, Erick Expósito o Piovaccari entre muchos otros, iban a ser los encargados de deleitar a los aficionados para un inicio de temporada en el que parecía que se había salvado los muebles. Pero ni mucho menos. Aunque la Jornada 1 no dejara un mal sabor de boca, los dos siguientes partidos han dejado claro que Sandoval todavía no ha dado con la tecla del nuevo Córdoba.

Diez goles en contra en tan sólo tres partidos

Un Córdoba 3-3 Numancia fue el partido que inauguró la categoría de plata en la localidad andaluza. Teniendo en cuenta la magnitud del rival (se quedó a un paso del ascenso a Primera División) y que fueron capaces de remontar el vuelo para arañar el empate, el resultado no defraudaba.

Dos piezas clave de la pasada campaña, como eran Javi Lara y Jovanovic no fallaban. No obstante, el problema llegó cuando el Real Oviedo visitó el Nuevo Arcángel. La velocidad y potencia de Yoel Bárcenas y la exquisita calidad de Saúl Berjón dejaron en evidencia que la defensa del Córdoba CF hacía aguas. El resultado final, un 2-4, demostraba que, aunque eran capaces de hacer goles, los de Sandoval tenían un serio agujero en la zaga.

Aguante, Córdoba

La visita al Carlos Belmonte de Albacete fue la gota que colmó el vaso. Un contundente 3-0 por parte de los manchegos convirtió la ilusión que generaba Sandoval en preocupación por lo que puede dar de sí esta temporada.

Por el momento, la medular del equipo no ha dejado malas sensaciones, pues incluso frente al ‘Alba’, Javi Lara y Quim Araujo, que entraron en la segunda parte, consiguieron hacer dominar a su equipo en algunos tramos del partido, mientras que el atacante italiano Piovaccari, es otra de las grandes esperanzas de los blanquiverdes. Sin embargo, mucho tiene que mejorar el Córdoba sus prestaciones defensivas para ser un equipo a tener en cuenta y tranquilizar a su parroquia.

Deja un comentario