CD Tenerife, radiografía de un inicio decepcionante

Cuatro partidos de Liga han sido suficientes para ver que el CD Tenerife está bastante lejos del lugar que se esperaba. Tres empates y una derrota es el bagaje de estos primeros cuatro partidos. Teniendo en cuenta que tres de esos encuentros se han disputado fuera de la isla y que el disputado en el Heliodoro fue contra un favorito al ascenso, no parece una situación dramática, pero sí que es bastante preocupante por las diferentes sensaciones que han dejado estas primeras semanas de competición.

En primer lugar, hay que destacar las malas puestas en escena del equipo durante los partidos. En las cuatro jornadas disputadas, el resultado al descanso ha sido 1-0 en contra. Este dato pone en evidencia la mala imagen del equipo, el cual se ha visto superado en los primeros 45 minutos por todos los rivales frente a los que ha jugado.

CD Tenerife

No obstante, son muchos los encuentros en los que un equipo domina pero no consigue materializar sus oportunidades. Y aquí es donde reside la gran carencia del Tenerife en este inicio de campaña. El hecho de no haber sido capaz de mantener la portería a cero en ningún partido le ha privado de conseguir la primera victoria de la temporada, lo que no ha hecho sino poner más en duda aún la fragilidad de la defensa tinerfeña.

Otro de los motivos que han llevado al equipo a esta pequeña crisis tiene que ver directamente con los jugadores. Los hay en baja forma, y hay otros que directamente no están por lesión. Montañés y Joao han tenido problemas, y forman el segundo grupo junto a Aitor Sanz y Tyronne. Excepto Tyronne, todos ellos potenciales titulares.

Los del primer grupo son aún más importantes si cabe. De Naranjo y Alberto se espera mucho más porque son de los mejores jugadores de la categoría en su puesto. También se espera más de una delantera que solo lleva un gol en 4 partidos. Nano y Malbasic deben suplir los goles que dejaron, entre otros, Longo y Casadesús la temporada pasada.

Rayos de esperanza

Sin embargo, no todo son malas noticias y también se han visto muchas cosas que invitan al optimismo. La primera y más reseñable es que el equipo tiene capacidad de reacción. En los cuatro partidos se ha visto por debajo en el marcador, y en los cuatro partidos ha merecido el empate. Solo en Málaga no lo consiguió.

Fue precisamente en Málaga donde el Tenerife dejó mejores sensaciones. Fue capaz de dominar al Málaga durante la segunda mitad y generar ocasiones claras desde un fútbol más posicional, mejorando así uno de los defectos que se le achacaban al estilo de Joseba Etxeberría.

También hay otras buenas noticias destacables. Una de ellas es el regreso de Jorge Sáenz. No sólo con su cabezazo salvó un punto contra el Deportivo, sino que su nivel hace que sea uno de los centrales titulares en la zaga blanquiazul.

En definitiva, conviene no dar por muerto al Tenerife aún. Apuesten a que este equipo estará en otra situación dentro de un mes. El fútbol da muchas vueltas, y la Liga 1|2|3 más aún.

Deja un comentario