Osasuna no carbura, la maquinaria no termina de encajar

¿Que pasa en El Sadar? ¿Porque Osasuna no consigue empezar a carburar? Estas dos preguntas resumen perfectamente la situación actual del Club Atlético Osasuna. Decimoquintos en liga, habiendo ganando un sólo partido y dejando unas muy malas sensaciones, que hacen dudar de la competitividad del equipo navarro.

Desde la llegada de Jagoba Arrasate, en Pamplona se miraba con optimismo esta nueva campaña. Después de no haber conseguido nuevamente el ascenso tras descender hace dos temporadas, Diego Martínez fue destituido y se confió en Jagoba Arrasate, que venía de hacer una gran temporada con el Numancia a orillas de Soria.

Las piezas del puzzle están, pero les cuesta engranar

Los fichajes de Ruben García, Nacho Vidal, Juan Villar y Brandon Thomas, hacían que la ilusión se desbordara. También, pero en menor medida, la llegada del míster vasco. Quizás el único fichaje cuestionado fue el del portero, Rubén Martínez, que no contaba con el apoyo de la afición. En la portería también está Sergio Herrera, que presumiblemente, será el portero titular cuando se recupere de su lesión.

En la zona defensiva, se mezcla la veteranía con la juventud. Oier y Miguel Flaño hacen sentir lo que es el club rojillo a sus jóvenes compañeros, aunque de momento esta fórmula parece no haber funcionado. Aridane no está rindiendo como se espera de él, de momento Nacho Vidal ha dejado mas sombras que luces y Lillo defensivamente ha dejado mucho que desear. Por otro lado, Clerc ha empezado bien la temporada, pero la fácil concesión de ocasiones sigue siendo un punto a mejorar para Osasuna.

Osasuna

Juan Villar celebrando su único gol en Liga | Navarra Sur

Iñigo Pérez vino con Arrasate desde Los Pajaritos y, de momento, es el jugador que mejor está rindiendo. Un estandarte tanto en faceta defensiva como ofensiva, que de momento es el único que se salva de la quema. Roberto Torres está arrojando muchas dudas, y es que el canterano está rindiendo por debajo de lo previsto.

La llegada de Rubén García, procedente del Sporting, auguraba buenos presagios para Osasuna, pero nada mas lejos de la realidad. Ni desparpajo, ni velocidad, ni juego. Y es que al de Xativa es lo que se le exige, romper defensas con su calidad y velocidad.

La pólvora navarra está mojada

Arriba el CA Osasuna tiene mucha pólvora, por lo que no se entiende cómo el equipo navarro muestra una falta de gol tan preocupante. David Rodríguez ha sido relegado al banquillo en detrimento de Brandon Thomas, que ha regresado al futbol español y es el jugador que mejor está rindiendo de Osasuna junto a Iñigo Pérez, pero tampoco acaba de encontrar el gol. Juan Villar, llegado desde el CD Tenerife, ya ha visto puerta, pero esta muy lejos de su rendimiento habitual.

Otra de las piezas claves es Xisco Jiménez. El mallorquín viene siendo un fijo para Arrasate, pero tampoco acaba de encontrar el gol. Mientras, Kike Barja sigue esperando su sitio.

En resumidas cuentas, un inicio dubitativo para Osasuna, del cual veremos su evolución en las próximas jornadas. De todo lo expuesto se puede extraer la conclusión de que existen mimbres para que el equipo funcione y un director de orquesta que ha demostrado estar capacitado para capitanear la nave rojilla hacia objetivos ambiciosos. Es pronto, pero en la categoría de plata el tiempo apremia y una crisis que se alargue puede suponer la despedida al premio perseguido.

Deja un comentario