A veces es bueno dar un paso atrás para dar después dos hacia adelante. Eso mismo pensó Salva Sevilla cuando se le planteó la opción de jugar en Segunda División ‘B’. El talentoso y conocido mediocentro decidió dar un pasa atrás con el Mallorca para volver al fútbol profesional con más ilusión. Ahora, de nuevo en el lugar que le corresponde, Salva está ofreciendo un gran nivel pese a su edad y experiencia.

Nacido en Berja, Salva debutó profesionalmente en el Poli Ejido de la mano de Quique Setién. El actual técnico bético le dio la oportunidad en un encuentro copero ante el Lanzarote. Ya antes, su hermano José Sevilla había debutado en la entidad andaluza como histórico capitán en el posterior ascenso a Segunda. Salva Sevilla deleitó a técnicos y aficionados, llegando a ser incluso preseleccionado para el Mundial sub-21. Fichó pronto por el filial del Atlético de Madrid para luego volar a Sevilla. El Sevilla Atlético sería su nueva casa. Tras más de 20 partidos disputados, el almeriense se marchó a la UD Salamanca.

En Salamanca echó raíces. Disputó 75 partidos en los que anotó 19 goles y despertó el interés del Betis, precisamente eterno rival del filial en el que creció. Tras cuatro campañas (una en segunda y tres en primera), en las que anotó 12 goles en 118 partidos y llegó a debutar en Europa League, Salva puso rumbo a Barcelona. El Espanyol le acogería durante dos temporadas y 55 encuentros jugados. Finalmente, el mediocentro recaló en Mallorca para ayudarle a ascender a la categoría de plata, objetivo que cosechó con creces. Su balance total es de 40 goles, 19 asistencias y 67 cartulinas amarillas. Ha disputado 137 partidos de segunda y 110 de primera.

Salva Sevilla también dio un paso atrás en el campo

Comenzó como segundo punta en el Poli Ejido. Se trataba de un jugador de corte ofensivo que se movía por zonas adelantadas del campo. Sin embargo, el de Berja ha ido retrasando su posición en el terreno de juego. Durante su estancia en Primera en Betis y Espanyol, Salva ocupaba zonas del medio adelantadas. En el cuadro verdiblanco solía moverse por delante de los pivotes, mientras que en el conjunto catalán jugaba incluso tirado a la izquierda o a la derecha como interior o banda.

Salva Sevilla

Sin embargo, Salva Sevilla ha tenido que acomodar su físico a un rol más retrasado en el campo. En el Mallorca ocupa el puesto de pivote, acompañado normalmente de Pedraza. En el esquema 4-4-2 que impone Vicente Moreno, el almeriense resulta capital, tanto en fase ofensiva como en el aspecto defensivo. Fruto de ello, ostenta un primer puesto muy meritorio en uno de los ránkings de la Liga 1|2|3.

Se trata del máximo recuperador del campeonato

Salva Sevilla ocupa actualmente el primer puesto en el ránking de recuperaciones de balón. Ha cosechado 51 recuperaciones, tres más que Iza, cinco más que Javi Ros y seis más que Sangalli. Supone una gran sorpresa que un jugador de la calidad y el toque de Salva ostente dicho galardón. De hecho, es el quinto que más pases reparte del campeonato. En definitiva, un todoterreno en defensa pero un jugón en el plano ofensivo.

51 recuperaciones de balón que no vienen acompañadas de ningún otro dato que le prive de mérito. Fruto de ello, hay otro dato relevante y es que solo ha cometido nueve faltas, seis menos que la media del resto de futbolistas de la liga. El Mallorca era uno de los equipos menos goleados hasta los tres que encajó en casa frente al Albacete. En gran parte, Salva ha venido ayudando a ello. Fue de menos a más ante los de Ramis y terminó haciéndose, como de costumbre, del control de la medular. 34 años de edad que no lastran a un Salva Sevilla que aún tiene mucho que ofrecer en la categoría de plata. Un futbolista que siempre ha mantenido los pies en el suelo, algo que sin duda le ha ayudado mucho en su carrera.

Deja un comentario