Desde la última vez que escribí, aquí en Fondo Segunda, ha llovido mucho y todo reseñable en clave cadista. Empezando por el gran culebrón de este pasado mercado veraniego de fichajes, que fue el traspaso de Álvaro García. Tras firmar un acuerdo el club amarillo para compartir el 50% de sus derechos con el Huesca, el jugador escribió a través de su agencia un comunicado en el que rechazaba ir al club oscense. Después se le abrió la puerta de Udinese, pero finalmente acabó en el Rayo Vallecano. Y aquí comienza el debate.

La gente que sigue La Liga 1|2|3 se preguntará por qué no llegó entonces un delantero. Quique Pina, actual consejero del Cádiz CF, lo confirmó. Si se hubiera aceptado la oferta china del Beijing de 5 millones a plazos, hubiera existido tiempo de traer al delantero. Pero el presidente se empeñó en que fuese al contado. Al final se logró venderlo por 4,5 millones, y el club tenía ocho días para encontrar un delantero que contentase a la afición. Llegó el delantero serbio Dejan Lekic, ex del Reus, aprovechando los problemas con el límite salarial del equipo catalán.

El inicio de la competición de los de Álvaro Cervera

El conjunto dirigido por Álvaro Cervera empezó con buen pie la competición, con esa primera victoria ante la UD Almería. Pero todo se fue torciendo. Llegó Soria, donde el equipo dirigido por López Garai se puso por delante de penalti. Sólo cuatro minutos después un saque de esquina de Ager Aketxe lo transformó en gol el defensa montenegrino Iván Kecojevic. En la segunda parte los amarillos tuvieron que aguantar más de media hora con uno menos, ya que “Keco” fue héroe y villano tras ser expulsado, consiguiéndose un valioso punto.

El Real Oviedo de Anquela visitó el Ramón de Carranza en la tercera jornada. El equipo de la tacita se adelantó en la segunda parte a través de un gol del madrileño Álex Fernández de penalti provocado por el chiclanero Manu Vallejo, pero de nuevo un futbolista amarillo fue héroe y villano. En este caso Álex Fernández, que en el minuto 93 tocó un disparo de Tejera desviándolo para que Cifuentes no pudiese hacer nada.

Todo ello en una semana marcada por la lesión de larga duración del extremo cedido por el Celta, Juan Hernández, al que será difícil volver a ver de amarillo, ya que es una lesión de 6 a 8 meses. El extremo tuvo hace pocos días que pasar por quirófano al igual que lo hizo la temporada pasada el roteño José Mari.

Comienza la caída libre del Cádiz

En la jornada 4, el Cádiz viajó a Son Moix, donde se vieron muchas de las carencias que tienen los de Álvaro Cervera, especialmente en defensa. Matos y Carmona hicieron un partido muy flojo y eso el técnico de Guinea no lo perdona. Ya dejó fuera de la convocatoria a Rober Correa y el motivo fue claro: falló en el gol del Real Oviedo y se pudo perder por mayor diferencia, pero apareció San Cifuentes una vez más con sus 39 años. Finalmente llegó una nueva derrota en el minuto 93.

Un día después de perder en Mallorca, llegaron los problemas institucionales. En la prensa gaditana saltan las alarmas, y el motivo es claro. El presidente Manuel Vizcaíno, en su guerra con Quique Pina, quiere deshacerse de todo lo que tenga que ver con el murciano y cesó al Director Deportivo, que fue una víctima más de esa “Guerra Fría” en la que cada uno parece mirar por sus intereses.

En su despedida, el murciano pedía a Quique Pina y Manuel Vizcaíno que hubiera paz por el bien del club. El Presidente contrató al ex Director Deportivo del Sevilla, Óscar Arias, con dos objetivos claros: fichar al que en principio era un sustituto de Juan Hernández. Sin embargo, al tener tan solo tres centrales, Álvaro Cervera pidió reforzar la zaga; y renovar a Álex Fernández.

Leer más | La lucha de Manu Vallejo

Regresaba el campeonato liguero tras el pase en Copa y el conjunto de la tacita hacía su última parada en sólo 10 días con la visita al Albacete Balompié en el Carlos Belmonte. El equipo local se adelantaba por medio de Zozulia y Álvaro Cervera en la segunda parte optó por repetir la hazaña del Heliodoro, apostando por la posesión.

Hubo 24 ocasiones, Carrillo tuvo hasta tres, pero fue en el último segundo cuando Ager Aketxe sacaba un saque de esquina, Alberto Perea cogía el rechace y asistía a Dani Romera para que de nuevo el de La Cañada diera aliento a los amarillos llevando a la tacita un punto muy trabajado.

Durante la semana Óscar Arias cumplió con su cometido de traer al central y el elegido fue el ex del RCD Espanyol Sergio Sánchez. En la ciudad gaditana los aficionados estaban contentos con ese paso hacia adelante, de un equipo que solía jugar vertical a jugar con la pelota. Visitó el Ramón de Carranza el Alcorcón de Cristóbal Parralo y el entrenador amarillo apostó por la continuidad de la posesión.

Se lesionó pronto Dani Romera y entró el murciano Carrillo. En el minuto 30 le anularon un gol por fuera de juego inexistente y esa acción cambió el partido. Desde ese momento, el Alcorcón se vino arriba y el club amarillo abajo y Juan Muñoz lo aprovechó en siete minutos para dejar sentenciado el partido. Buen repaso táctico de Cristóbal Parralo, sobre todo en el centro del campo, al equipo dirigido por Álvaro Cervera. Como dijo en rueda de prensa el técnico amarillo, fue el peor partido desde que llegó a Cádiz hace dos años y medio.

El equipo no encuentra reacción

Llegó la rueda de prensa previa a la visita al CD Tenerife, esta vez en Liga, y dejó bastantes titulares Álvaro Cervera. Como por ejemplo que al aficionado le gustó el partido de Albacete por el tema de la posesión, pero a él no porque el Cádiz no es un equipo preparado para ello.

El técnico quiere resultados, no sensaciones, y el partido de Tenerife fue mucho peor que el que se vio contra los alfareros en casa. Un equipo que no hizo nada ni en ataque ni en defensa. Un equipo sin ganas, sin actitud, sin lucha atrás, dejando maltrecha esa frase que se hizo famosa por Álvaro Cervera de “La lucha no se negocia”.

Entre los aficionados cadistas han saltado las alarmas y se habla de incluso destituir al entrenador. La visita del Nàstic debe suponer el regreso de ese Cádiz sólido y reconocible de Álvaro Cervera. Para ello, los jugadores tienen que poner de su parte.

En especial, jugadores como Salvi, que tiene que volver a dar ese nivel de los dos años pasados; Ager Aketxe, un mediapunta decisivo a balón parado que aún no ha logrado perforar la portería esta temporada; Jairo Izquierdo, que no ha debutado y debe ser una bala por la banda izquierda; Karim Azamoum, ese mediocampista que procedía del Troyes Frances.

Y todo eso sumado a la gran explosión de Manu Vallejo deberían hacer que este equipo vaya para arriba y sea un equipo al menos de mitad de tabla.

Estamos a inicio de temporada y quizá no venga mal un toque de atención para que la afición cadista perciba que el objetivo son los 5o y lo difícil que es alcanzarlos. Mimbres existen y ahora es cuestión de que, de nuevo, la lucha no se negocie.

Deja un comentario