Dicen que las defensas pueden ganar partidos. Pero lo que también es cierto es que pueden perderlos. El Extremadura se dejó tres puntos de oro ante un posible rival directo de la manera menos esperada. Con una renta de dos goles, los de Sabas tiraron los últimos diez minutos y dejaron a placer que Sory Kaba silenciara el Francisco de la Hera.

Corría el minuto 82. El Extremadura había mostrado cierta relajación en la segunda mitad. El Elche llevaba casi una hora con un hombre menos, pero lo intentó durante los últimos 45 minutos con un Nino en modo comandante. A ocho minutos del final, Sory Kaba comenzó un festival que culminaría en el minuto 87. Además, pudo poner la guinda en el descuento con un mano a mano desperdiciado para el 2-3. El ariete selló el empate y un punto de oro para el cuadro ilicitano.

La línea defensiva ofreció un buen nivel hasta los últimos diez minutos

Pese a lo que vendría después, la zaga extremeña venía cuajando un gran choque. Tras una gran empanada en los minutos iniciales, en los que el Elche creó dos ocasiones muy claras, los de Sabas comenzaron a carburar. Álex Díez recorría la banda constantemente, fruto de su habitual rol de todoterreno. Por la izquierda, Pomares cumplía su función algo menos ofensiva y más de contención.

En cuanto a los centrales, Íñigo López mostró una vez más la categoría y experiencia que le atesoran. A sus 36 años, su llegada a Almendralejo ha brindado al equipo lo que le faltó en las jornadas iniciales. Marcelo Djaló también cumplió con creces antes del minuto 80. En vigilancia constante con respecto a los contraataques, el ex del Fulham defendió con éxito junto a Íñigo las jugadas de transición pese a tener la línea en el centro del campo, con muchos metros por detrás. En la segunda mitad, el Extremadura jugó muy cerca de la portería rival en busca del tercer gol, pero arriesgando mucho atrás.

Sory Kaba tumbó la zaga extremeña

Con Benja sobre el Francisco de la Hera, al Elche le faltaba velocidad arriba. Íñigo y Djaló se ayudaban de su fuerza y presencia física para repeler los intentos del ariete ilicitano. Pacheta se percató de ello y dio entrada a Sory Kaba. Era el perfil de futbolista que los visitantes necesitaban, y no defraudó.

En el minuto 82, Sory Kaba pidió al espacio un balón aprovechando que la pareja de centrales rival defendía muy arriba. Djaló trató de anticiparse pero tropezó sobre el césped y dejó vía libre al guineano. Olabe llegó a la ayuda pero fue tumbado por la potencia del delantero. Íñigo salió al corte, de nuevo con resultado desafortunado, pues Sory recortó y definió con maestría con su pierna izquierda.

Con el 2-1, la sensación de nerviosismo e intimidación era total. El Extremadura se rompía por momentos y los de Pacheta aprovecharon eso para sembrar el pánico en el Francisco de la Hera. Sin embargo, el tanto del empate sería muy similar al anterior. De nuevo balón al espacio al lado débil, el de Djaló. El central, creyendo que era fuera de juego, se quedó paralizado. Manu García le acompañó en su error saliendo tarde y a destiempo. El resultado, Sory Kaba definiendo desde unos metros por delante del centro del campo.

Djaló, hundido sobre el césped del Francisco de la Hera | Foto de laliga.es

El Francisco de la Hera, que acabó silbando a Djaló, no daba crédito. La zaga había colaborado en exceso a que el Elche saliera de Almendralejo con un punto. Para colmo, Íñigo se lesionó y entró Pardo. Este se uniría a Djaló en un nuevo fallo garrafal. Ambos salieron a interceptar un pase en profundidad de nuevo a Sory Kaba. Se estorbaron y ninguno de ellos cortó la jugada, lo que facilitó un nuevo mano a mano en favor del guineano en el descuento. En esta ocasión no pudo batir a Manu García para sellar el 2-3.

Mal bagaje defensivo a lo largo del curso

El Extremadura recibió 14 remates (cuatro a puerta) del cuadro de Pacheta. Sufrió mucho más de lo esperado teniendo en cuenta que contaban con un futbolista más. Sin embargo, esto no es nuevo. Ha encajado 12 goles, cuatro más que la media de la competición (ocho). Es el segundo equipo más goleado, empatado con el Nástic y con el Córdoba (18 goles) liderando este ránking.

Ante el Rayo, aún con un hombre más sobre el césped, encajó un gol y 10 remates (tres a puerta). Las Palmas y Granada le anotaron dos y tres goles respectivamente, con nueve (seis a puerta) y 12 (cinco a puerta) remates. Todo ello después de unas tres buenas primeras jornadas. Los de Sabas contaban con problemas en lo ofensivo, pero defendieron muy bien ante Oviedo, Deportivo y Sporting. La mejoría en ataque dio paso a un empeoramiento candente en el plano defensivo. Mucho tendrá que trabajar el técnico para sacar algo de su próxima visita a Numancia.

Deja un comentario