Álvaro Aguado, 2022

Que el Córdoba no atraviesa su mejor momento, es una evidencia que poca discusión admite. Aunque al menos esta semana llegó una noticia positiva en forma de renovación. La de Álvaro Aguado.

El conjunto blanquiverde ha experimentado en los últimos meses una montaña rusa de emociones. De estar prácticamente condenados al descenso a lograr una salvación agónica y casi milagrosa. Del éxtasis de junio a los problemas estivales. Desconcierto y límite salarial bajaron del cielo a los cordobesistas.

Aguado

Aguado, celebrando un gol

Aquel desconcierto arrastró incluso a uno de los mayores valores del club. Álvaro Aguado se vio envuelto en la polémica con la negociación de una renovación que terminó sin concretarse. Incluso quedo con ficha del filial y los rumores de su salida comenzaron a alimentarse. Hasta hace dos días. Aguado renueva hasta 2022 y será a todos los efectos jugador de la primera plantilla.

Una franja de esperanza

Verde es el color. Simboliza la esperanza, esa que representa también Álvaro Aguado para el Cordoba. Llegó desde Jaén para el filial aunque no necesitó demasiado tiempo para debutar en el primer equipo. Y cuando llegó fue para quedarse.

Único jugador por encima del 90% de acierto en el pase habiendo dado más de 300, el joven centrocampista ofrece muestras de personalidad, atrevimiento y compromiso. Anotó el tanto que sellaba la permanencia. Demuestra sobre el césped no temer a la responsabilidad y Sandoval lo recompensa contando siempre con él sobre el césped.

Leer más | Álvaro Aguado, proyección imparable

Y es que Aguado siente al Córdoba, emana compromiso y evoca en el cordobesismo optimismo. Ese que asemeja ausencia y que, sin embargo, alimentan futbolistas con la juventud, compromiso y calidad de Álvaro.

Dicen que los grandes suelen huir pronto hacia cotas mayores, especialmente cuando las cosas no funcionan. Aguado ha renovado en un momento delicado para aquellos que apostaron por él. Ahora las tornas giran, y Álvaro apuesta por el Córdoba. Y con ello, alimenta la esperanza del Nuevo Arcángel.

Deja un comentario