El club que ‘a priori’ era considerado como uno de los claros candidatos al descenso de categoría, ha vuelto a abrir algunas bocas y a cerrar otras. El Rayo Majadahonda no ha llegado al fútbol profesional para pasar desapercibido. De la mano de Iriondo, los majariegos se han curado de sus recientes heridas y han vuelto a la senda de la victoria ante un gigante como el Sporting de Gijón.

Granada, Extremadura y Málaga frenaron en seco una racha ascendente que estaba posicionando al club madrileño como una de las revelaciones de la liga, pero los experimentos del técnico del conjunto rayista salieron bien en el último partido disputado en el Wanda Metropolitano.

Fieles a un estilo

Eso sí, aunque la formación o los jugadores que la dispongan cambie, la filosofía de los madrileños ha seguido siendo la misma a pesar de haber pasado momentos difíciles: el fútbol asociativo. Es uno de los aspectos más positivos que ha implantado Iriondo en sus hombres, pues cuando la idea de juego está clara, es más fácil superar las adversidades ya que existe un punto de partida del que trabajar.

Rayo Majadahonda

Aitor García celebra un gol | Telemadrid

Sus centrocampistas además, están completamente integrados en este sistema. Óscar Valentín es una pieza clave para darle salida al balón y distribuir el juego por las bandas. Y su compañero Enzo Zidane, es la vía para conectar con los atacantes. Ayudados además por la determinación, potencia y calidad de Aitor García, son muchas las cosas que se pueden esperar de esta plantilla. Aún así, lógicamente todavía tienen que mejorar algunos aspectos de su fútbol.

Aspectos a mejorar para seguir compitiendo

Pero no todo son buenas noticias para el Rayo. Cuentan con una de las diferencias de goles más pobres de la competición, habiendo anotado seis tantos y habiendo recibido doce, siendo el cuarto equipo que más tantos ha encajado y el quinto que menos ocasiones ha transformado.

No obstante, al final lo que predomina es que los puntos lleguen, y el Rayo Majadahonda ya lleva nueve que le valen para situarse en la decimocuarta posición, algo muy meritorio para un club que está probando por primera vez el sabor del fútbol de plata. Tienen la idea, tienen jugadores para ejecutarla correctamente y tienen a un técnico que no parece cansarse de obrar milagros. En definitiva, tienen motivos suficientes para comer en la mesa de La Liga 1|2|3.

Deja un comentario