Una nueva filosofía Cerveriana

La papeleta de Cervera en el Cádiz tras nueve encuentros sin ganar era importante. Por eso, tuvo que cambiar el sistema que él siempre solía usar para llegar hasta la gran y ansiada victoria. Vamos a desgranar el camino para llegar a ella.

Todo empezó contra el Albacete, en el Carlos Belmonte. El cuadro dirigido por el “Guineano” tuvo más de 20 ocasiones y sólo fue capaz de meter un tanto en el minuto 90. Todos los aficionados al Cádiz pensábamos que eso iba a ser el punto de partida.

Pero lamentablemente no fue así. Y es que Álvaro Cervera repitió en Carranza ese mismo once para tener la posesión, pero no funcionó ante el Alcorcón. El equipo de Cristóbal Parralo se adelantó con dos goles en 20 minutos y se desmoronó el plan. Todo el centro del campo haciendo aguas y el técnico reconociendo en rueda de prensa que no todos los equipos iban a dejar jugar al Cádiz como el de Luis Miguel Ramis.

Punto de inflexión en Tenerife

Llegó la segunda visita a Tenerife y aquí fue cuando escribí en Fondo Segunda mi último artículo. Desde entonces ha pasado de todo. De verse el técnico de la tacita de plata casi fuera, sonando incluso nombres de posibles sustitutos, a verse por segunda vez cortando una mala racha en el Anxo Carro.

En el Heliodoro nueva debacle. Un equipo como ya dijimos, sin alma, sin ganas, sin ningún recurso. Contra el Nàstic en el templo gaditano se llegó a adelantar con Álex de penalti, pero Luis Suárez de nuevo puso a la defensa amarilla en evidencia para poner el definitivo 1-1. El Cádiz se perdió a raíz del empate.

Pero aún se podía empeorar. Pasó en el Francisco de la Hera, en Extremadura. Los gaditanos se adelantaron con un gol de cabeza del montenegrino Kecojevic. La segunda mitad, sin quererlo ni beberlo, teniendo el partido controlado, en dos minutos los azulgrana remontaban y el técnico estaba más fuera que dentro.

La Copa del Rey sí sirve

Para muchos aficionados la Copa del Rey sirve de poco. Para el Cádiz CF le sirvió de mucho. De todo. Carrillo se lesionaba al final de la primera mitad en La Romareda y en la segunda parte el de Malabo apostó por poner a Jairo muy cerquita de Manu Vallejo. Jugó el chiclanero de falso nueve en un esquema 1-4-4-2 con Álex tirado a la izquierda.

La jugada no pudo salir mejor. Con el canterano haciendo el gol de la victoria en una contra y volviendo loca a la defensa contraria. Decir que unas de las cosas que gustó mucho al aficionado cadista fue el partidazo de Brian Oliván que para el barcelonés marcaba un antes y un después.

El siguiente partido fue en el Ramón de Carranza, con dos técnicos cuestionados: Rubén Baraja y Álvaro Cervera. El técnico de Guinea Ecuatorial empezó con un once diferente, mas parecido al de la Copa. Con Brian Oliván, el debut de Sergio Sánchez en la zaga, con Jairo en su primera titularidad, Álex en la mediapunta y en la otra ala Ager Aketxe. Y arriba de falso 9, Manu Vallejo.

Manu Vallejo, clave

El canterano ya marcó 15 goles el año pasado con el filial en Tercera, al tener tanto gol eso le hace poder jugar en punta. Y en la segunda parte volvió a poner ese 1-4-4-2. Mandó a Álex a la banda, con Manu y Jairo en punta. Y se pudo haber, se tuvo la ocasión. Jairo delante de Mariño y no supo colocarla, pero tras acabar el choque Álvaro Cervera en rueda de prensa daba aa entende que iba a seguir apostando por esos dos falsos nueves que de momento le están ayudando a cambiar la dinámica.

Y lo explicó de la siguiente forma: “Al no tener ya la velocidad en banda que teníamos antes y los delanteros no tener esa velocidad, es muy difícil que centren al delantero alto para que remate. Hemos cambiado la forma, pero la idea sigue siendo la misma: la VELOCIDAD. Pero lo que cambia es que en vez de por bandas, es arriba en punta”.

Y ahora llega por fin la victoria y gran parte de culpa de que pasara esto que vamos a desgranar a continuación es ese 1-4-4-2.

El Anxo Carro, de nuevo el escenario

Sí. Como hace dos años, fue en el Anxo Carro de Lugo. El de la Malabo no se lo pensó dos veces y fue desde el inicio con esos dos falsos nueves, repitiendo once a excepción de José Mari, sancionado, por Edu Ramos. Álex a la banda con Manu y Jairo arriba, aunque en algunos momentos se intercambiaban la delantera y la banda Álex y Jairo.

Eso sí, seguía con dos arriba, en ningún momento Álex jugó de mediapunta. Se vio un inicio de los amarillos con miedo y Edu Ramos cometió penalti que Carlos Pita, que ponía el 1-0. Pero poco iba a durar la alegría en el Anxo Carro ya que siete minutos después, en una jugada digna de Messi, el canterano Vallejo hacía un autentico golazo. Tras muchas ocasiones, fue en el minuto 87, a pase de Manu, Jairo certificaba la victoria con un disparo a la escuadra.

Y todo, gracias a un cambio en el sistema, en la filosofía Cerveriana. Reacio a los cambio, Cervera lo hizo. Y ahora el equipo funciona.

Deja un comentario