En el Real Zaragoza se buscan culpables

Un día como hoy del año pasado, el Real Zaragoza se encontraba 14º a tres puntos del descenso. 365 días después, es décimo octavo empatado a puntos con el equipo que marca el descenso con tres puntos menos. La situación del conjunto maño es de las más preocupantes de su historia. El fútbol no tiene memoria. Y, desde luego, nadie se acuerda de aquel Real Zaragoza de la segunda vuelta que ganaba en cualquier campo e hizo de La Romareda un fortín. A perro flaco todo son pulgas. Y es que a la larga lista de lesionados sin hacer pretemporada, la pérdida de su hombre gol, la destitución de su técnico y el bajo nivel de los jugadores clave le tenemos que añadir el inoperante y rácano juego acuñado en las últimas fechas.

Bajo nivel de la plantilla

Excepto el salvador, Cristian Álvarez, ningún miembro de la plantilla zaragocista es la sombra de lo que fue la temporada pasada. La defensa es de las más dóciles del campeonato. La pérdida de un ancla como era Mikel González se nota y mucho. El vasco fue pieza fundamental y formó un tándem perfecto con Verdasca. El luso este año ni está, ni se le espera. Grippo por su parte cayó lesionado, estando alejado con creces de su nivel. La titularidad de Álex Muñoz se antojaba necesaria, pero ni con Imanol, ni ahora con Lucas Alcaraz parece cobrar la importancia que la grada exige. El caso más preocupante es el de Daniel Lasure. El aragonés fue el mejor lateral izquierdo de la Liga 1|2|3  la temporada pasada. Tras su fallida salida el último día de mercado y su posterior renovación, parece que ha afectado a la condición del canterano.

Leer más | Un Zaragoza sin alma, sin fútbol y sin corazón

Un mediocampo muy mermado físicamente, siendo Javi Ros la excepción, acaba los partidos con cuenta gotas.  El pubis privó a Eguaras y a Raúl Gutiérrez de empezar la temporada. El navarro, santo y seña del juego del equipo, volvió hace escasos dos meses pero le falta recuperar lo que la lesión le quitó. Mientras tanto, el zaragozano, ultima su puesta a punto siendo la gran esperanza blanquilla. El capitán, Alberto Zapater, es un claro reflejo de la dinámica zaragocista, ya que no solo con entrega y pundonor se sacan adelante los partidos.

Real Zaragoza

Eguaras pugna por un balón | Diario As

La irregularidad y las lesiones han condicionado a la delantera maña. Pombo, siendo el jugador con más minutos, ha ofrecido más sombras que luces. El ataque estaba llamado a ser una de las principales amenazas del león, pero de momento no tiene las garras afiladas. Vázquez y Marc, ambos han estado lesionados, siguen sin ocupar el papel que Lalo les asignó.

No dan con la tecla

El sistema táctico del año pasado con el famoso rombo (4-1-2-1-2), ya no daba más de así. El Real Zaragoza se convirtió en uno de los rivales a batir, por lo tanto los rivales neutralizaron su esquema. Desde el club, a la hora de confeccionar la plantilla, se apostó por la continuidad. El entrenador y los jugadores vinieron para ocupar puestos específicos. A finales de Noviembre y cumplido un tercio de competición, el Real Zaragoza de Alcaraz no tiene un estilo definido. En las últimas jornadas le ha dado continuidad a un dibujo con carrileros (5-3-2). El insulso fútbol propuesto y la desgana general hace que el optimismo se evapore. Lucas Alcaraz debe cerrar la hemorragia defensiva y a partir de ahí, hilar costuras. Puede que las defensas no decidan partidos, pero definen campeonatos.

Crispación en la ciudad

La masa social es el activo más importante del club, le pese a quien le pese. Parece que al equipo se le hace grande jugar en casa. Los resultados no llegan y el respetable exige que mínimo se entreguen con su total capacidad. La afición zaragocista se impacienta y, tras haber sufrido como nadie, pide respuestas de la situación a los propietarios. La Fundación Zaragoza 2032 son el conjunto de accionistas aragoneses que manejan el Real Zaragoza. La impunidad deportiva y el silencio campa por sus despachos, ya que sólo hablan cuando los resultados acompañan. La ciudad tiene ganas de volver al sitio que le corresponde, pero no hay nada más lejos de la realidad.

El trágico final

Si el panorama continua así, el Real Zaragoza peleará por mantener la categoría de plata. Podríamos pues, estar hablando de la última temporada de la historia del conjunto maño. La deuda que carga en su mochila es enorme y la Segunda división B sería el final. No valen excusas de límites salariales cuando Éibar, Leganés, Huesca y este mismo año Alcorcón han sido líderes fiables de la Segunda División. Los proyectos a largo plazo tampoco son una coartada válida, ya que la institución no puede andarse con medias tintas.

Motivo para la esperanza

El león está enfermo, no puede comer sólo. Incluso agoniza, pero aún así su rugido es lo más imponente que esta humilde persona ha visto. Me remitiré a Pérez Galdós en sus Episodios Nacionales y es que : “… la reducirán a polvo: de sus históricas casas no quedará ladrillo sobre ladrillo; caerán sus cien templos; su suelo abrirase vomitando llamas; y lanzados al aire los cimientos, caerán las tejas al fondo de los pozos; pero entre los escombros y entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde”.

Deja un comentario