La temporada 2017/18 no fue todo lo buena que se esperaba en tierras granadinas. El Granada terminaba en décima posición, más cerca del descenso que del líder, pero a tan sólo cuatro puntos del principal objetivo, el PlayOff de ascenso a Primera División.

El equipo se vio reforzado en verano

El verano en Granada supuso la primera piedra de toque para una afición que se empezaba a ilusionar con los movimientos de su equipo confeccionando la plantilla. Empezando por la continuidad de Rui Silva, uno de los mejores porteros de la categoría, o de Germán Sánchez, un pilar fundamental en el cerrojo nazarí.

El centro del campo se vio reforzado con nombres de alto linaje en la Liga 1|2|3. Véase Fede San Emeterio, procedente del Real Valladolid; Nico Aguirre, que volvía al fútbol español tras su paso por las ligas argentina y china. No fueron incorporaciones, pero resultaron como tal, la mejora de Ángel Montoro, capital hoy en día para Diego Martínez, y la mejora en el rendimiento de Antonio Puertas y Adrián Ramos de cara a gol.

Granada

Un once del Granada | Ideal Granada

Son de destacar también las llegadas de Alejandro Pozo, una de las mejores jóvenes promesas de la categoría; Fede Vico, procedente del Leganés. Y por supuesto, uno de los jugadores de mayor peso, la llegada de Álvaro Vadillo, centrocampista referencia en la Liga 1|2|3, titular en los 19 partidos disputados hasta el momento.

La llegada de Diego Martínez al banquillo del Granada

El entrenador vigués venía de no conseguir la clasificación de Osasuna para el PlayOff. Sus equipos siempre se habían caracterizado por mantener un estilo de juego basado en la posesión del balón, algo que podía no resultar efectivo conociendo la categoría. Y con el Granada no iba a ser menos. A su llegada decía: “Tenemos que ser un equipo organizado, un equipo donde el esfuerzo colectivo sea importante, donde consigamos transmitir intensidad, y en ataque ser un equipo vertical, y que cuando tengamos la pelota seamos capaces de dañar al rival”.

Leer más | ‘Granada CF, un líder con recursos’

Pese a empezar la temporada con dos empates ante rivales inferiores, al menos en presupuesto, y aunque hubo una pequeña mala racha de resultados, la continuidad de Diego Martínez al frente del banquillo del Granada está confirmada. El vigués se ha convertido, por el juego de su equipo, acompañado por los resultados, y por las variantes tácticas que nos ha mostrado en estas 19 fechas, en uno de los mejores entrenadores de la categoría.

Los resultados le avalan

La temporada no comenzó de la manera que todos los granadinos esperaban: empates contra Elche y Lugo, dos rivales que a priori, eran asequibles. Pero el despegue de la nave de Diego Martínez, llegó en la Jornada 3, con una victoria muy importante contra Osasuna en el Nuevo Los Cármenes. Desde entonces, 11 victorias, 3 empates, y tan sólo 3 derrotas.

Durante el trascurso de las jornadas, los nazarís pasaron por una mala racha, provocada por el empate inesperado contra el Numancia en Los Cármenes, jugando con uno más bastantes minutos. La jornada siguiente, se produjo un nuevo empate, esta vez en el Gran Canaria contra una UDLP que no pasaba por su mejor momento. Siete días después, el Sporting hacía mella en la herida con un gol de Traver en el último minuto que descolgaba a los granadinos de la lucha por el liderato.

Leer más | ‘Un Granada que derriba Puertas’

Pero todo acabó cuando el 1 de diciembre, el Granada asaltaba La Rosaleda en el derbi andaluz. El gol de Montoro y los más de mil granadinos en las gradas, consumaron la primera derrota de los malagueños como locales. Tras esto, la victorias logradas contra Nástic y Oviedo, y un empate en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife.

Ha conseguido el apoyo de la afición

Si algo transmitía el Granada CF tras su descenso en mayo de 2017, es que la sociedad no respaldaba lo suficiente el proyecto deportivo para retornar a la máxima categoría del fútbol español. No se explica que un estadio con afluencia para 22.000 espectadores, no llegue ni a la mitad de aforo en la mayoría de los encuentros disputados en casa (10.815 espectadores de media en la anterior temporada). Esas cifras se vieron disminuidas en la actual campaña. Sólo 8.200 abonados en un proyecto, quizás menos ambicioso que otros años, pero cuyo objetivo no era otro que retornar a la Liga Santander.

Tras el buen comienzo del equipo, viendo el juego creativo y el espíritu competitivo de sus jugadores, apoyados por uno de los mejores técnicos de la categoría, la gente de Granada comenzó a engancharse. Se hicieron muchos abonados más, llegando a los 13.227 espectadores de la jornada 13 contra el Numancia. Las cifras siguen aumentando, y parece que los granadinos, ahora sí, se ven identificados con su equipo.

En Resumen…

El Granada comenzó la temporada 2018/19 con un proyecto mucho menos ambicioso que otros años y con menos respaldo por parte de los aficionados. Tras el buen hacer del club en los despachos durante el verano, incorporando a jugadores de renombre y a un entrenador de nivel dentro de la Liga 1|2|3, y viendo el buen juego asociativo, dando muestra de un magnífico trato del balón, acompañado de magníficos resultados que lo hacen estar líder en Navidad, los nazaríes han conseguido enganchar a una afición que cree en un posible ascenso a la Liga Santander. ¿Lo conseguirán?

Deja un comentario