El 2018 del Albacete se resume en una palabra: mágico. En apenas unos meses, el Alba ha pasado de jugarse la permanencia en la Liga 1|2|3 en la jornada 42, a finalizar el año como segundo clasificado tras los primeros 19 partidos disputados de la presente campaña. Ni en los mejores sueños.

La gran labor de Skyline en los despachos y la de Luis Miguel Ramis en los banquillos, tienen la mayor parte de culpa de este bonito desenlace de año que está teniendo toda la parroquia albacetista. Y es que, el club no solo ha crecido a nivel deportivo, sino que también se han sentado las bases para, por fin, ser un equipo acorde a la categoría que se le presupone en el fútbol español. Rótulo luminoso en la fachada del Carlos Belmonte, tienda online, remodelación del estadio… todo ello necesario para seguir creciendo en el balompié nacional.

Leer más | ‘Las Palmas y Albacete, Invictus’

En el ámbito deportivo, la temporada comenzó de manera ilusionante, con grandes incorporaciones como Aleix Febas, Eugeni, Álvaro Tejero, Mathias Olivera, Rei Manaj y Alfredo Ortuño. Estos nombres, unida a gente que la pasada temporada demostró nivel para la Liga 1|2|3 han creado un bloque compacto e infranqueable a los mandos del técnico catalán.

Tras lograr ocho puntos en los primeros cuatro partidos, la ilusión en la parroquia albacetista se disparó. No obstante, una mala racha en la que el Alba tan solo consiguió una victoria en seis partidos, rebajó la euforia de los aficionados blancos, que veía como su equipo se había alejado considerablemente de los play-offs de ascenso que tanto ansían.

La derrota contra el Málaga supuso un punto de inflexión

Precisamente, esta racha negativa supuso un punto de inflexión en un equipo que, a raíz de la derrota frente al Málaga el pasado 12 de octubre en la Rosaleda, no ha vuelto a tropezar ni una sola vez. Desde entonces, siete victorias y tres empates es el bagaje de un Alba que da la sensación de ser imbatible.

Leer más | ‘La riqueza táctica y técnica impulsan al Albacete’

En una categoría arduamente complicada como la Liga 1|2|3, llevar diez jornadas sin conocer la derrota es un hito al alcance de muy pocos equipos. Para más inri, los datos positivos no acaban aquí, y es que los manchegos tan solo han encajado cuatro goles en los últimos ocho partidos, dando una muestra de solidez defensiva nunca antes vista por tierras albaceteñas.

Alba

Febas | La Tribuna de Albacete

Además, en ataque la cosas no van mucho peor, y es que el Alba es el segundo máximo goleador del campeonato con 28 tantos anotados, solo por detrás del Deportivo de la Coruña, otro de los equipos encaramados a la zona alta de la tabla clasificatoria. Por otro lado, el conjunto de Ramis aún no conoce la derrota en el Carlos Belmonte y es el segundo mejor visitante de toda la categoría, con un bagaje de cinco victorias, dos empates y dos derrotas lejos del feudo blanco.

La ilusión en Albacete se ha disparado

Así las cosas, en el último mes se han notado las consecuencias de todos estos resultados, y es que la afluencia y las colas en las entradas se han disparado. La afición parece haberse enganchado definitivamente a un equipo que ilusiona y los 10.000 espectadores en el Belmonte cada vez son más habituales, algo impensable a comienzos de temporada, en el que la entrada no superaba los 8.500 espectadores.

La cuestión ahora es ver si el Alba será capaz de aguantar el tirón y firmar una segunda vuelta igual o mejor. No obstante, como actualmente es una incógnita y pertenece al futuro, la afición tan solo tiene presente que su equipo entrará en 2019 en ascenso directo y finalizará la primera vuelta en play-offs de ascenso. Tan solo es momento de disfrutar, se lo han ganado.

Deja un comentario