Cervera, tomar ejemplo para revertir la situación 

El Cádiz vuelve al Carranza tras la derrota cosechada la semana anterior en el Sadar frente a Osasuna. Cervera tratará de revertir la situación.

El conjunto amarillo comenzó adelantándose en el marcador gracias a un tanto de Álex Fernández tras una buena internada de Jairo por el flanco izquierdo. A pesar de ello, los locales apenas necesitaron veinte minutos para dar la vuelta al marcador. Rubén García y Roberto Torres fueron los autores de los goles rojillos y los que finalmente servirían para que los tres puntos se quedaran en Navarra.

Al final del partido, el entrenador del plantel gaditano, Álvaro Cervera, realizaba unas declaraciones de autocrítica en rueda de prensa. En ellas, reconocía que el planteamiento de su equipo en el terreno de juego no había sido el deseado por el técnico. Hacía especial hincapié en que no había sido de su agrado que Osasuna hubiera tenido tantas ocasiones claras ante Alberto Cifuentes. Además de insistir en que no es ese el estilo de juego que él busca para el equipo.

Los jugadores seguían la misma línea del preparador ecuatoguineano. El defensa central Ivan Kecojevic admitía que Osasuna les había endosado dos goles muy fáciles, además de manifestar que el equipo navarro era de los que más ocasiones les habían creado.

También Jairo apoyaba las palabras de su técnico y entrenador, y ampliaba que no habían estado a la altura de otros partidos a nivel defensivo debido a que habían estado demasiado abiertos.

La solidez defensiva, base de la redirección cadista

Tal y como expresó la plantilla tras el partido, hubo varios errores tácticos que fueron surgiendo a medida que pasaban los minutos. En el primer gol, hay una falta de entendimiento brutal entre la línea defensiva y el doble pivote amarillo. Son errores en cadena que no acostumbran a verse en este plantel tan sólido y trabajado como el de Álvaro Cervera, que lleva tres temporadas trabajando la metodología que él quiere implantar.

En el gol del empate, que fue obra de Rubén García, existen dos fallos graves en la línea defensiva. El primero aparece por el fallo sistemático en los movimientos de la zaga. Es Marcos Mauro el que sale a Oier, creando un espacio gigante entre él y el siguiente central, Kecojevic. El siguiente error es del propio defensa montenegrino, que además de no bascular, no sigue en la marca a un Juan Villar que recibe sólo delante de Cifuentes. El delantero onubense realiza una dejada sublime a su compañero Rubén García, que se incorpora completamente sólo y pisa área amarilla sin ningún impedimento. En este caso, ni José Mari ni Garrido fueron capaces de seguir al mediapunta del equipo navarro.

Este gol es un ejemplo de algo que el Cádiz no suele mostrar: debilidad defensiva. Es cierto que el conjunto amarillo fue capaz de pelear el partido hasta el último minuto. Y que además mostró una versión ofensiva distinta a su tónica general, pero se evidenciaron fallos defensivos que dentro del staff técnico amarillo no se quieren volver a ver.

Conjura dentro del vestuario 

Esta semana el plan de trabajo ha ido dirigido a corregir estos fallos. Cierto es que a la hora de plantear un encuentro, no se toman los mismos factores cuando tienes que ir a visitar a uno de los mejores locales de la liga, que cuando recibes en tu propio estadio. Aún así, la base del equipo que quiere Álvaro Cervera no depende del espacio en el que se dispute la pelea.

En el vestuario los jugadores son conscientes de esto, y así lo ha confirmado Rober Correa en la rueda de prensa previa al partido. El lateral derecho, que se ha convertido en fijo para el técnico, avisaba de que el equipo debía ser el bloque sólido de siempre. Con orden y midiendo las oportunidades de ataque.

Palabras parecidas a las que promulgaba Cervera. El “Gafa”, como es conocido amablemente dentro de los aficionados cadistas, avisaba de que hubo muchas cosas ante Osasuna que no le gustaron. Y advertía a sus jugadores sobre un posible cambio de estilo cuando se enlazaban varios resultados positivos. Ante esto, comentaba: “Cuando nos va bien pensamos que podemos cambiar nuestro juego y nos pasa lo que nos pasa. Queremos jugar a algo que, bajo mi punto de vista, no podemos”, sentenciaba.

Las bajas, otro escollo a superar

El técnico africano volverá a no contar con el central Sergio Sánchez, que se ha convertido en una pieza fundamental desde su llegada al equipo. El zaguero sigue haciendo frente a sus problemas musculares. Muchos factores apuntan a que la baja en la jornada anterior del jugador podría estar relacionada con los problemas de concentración defensiva que sufrió el Cádiz en Navarra.

A esta noticia hay que añadir el partido por sanción que deberá cumplir Jon Ander Garrido tras ver la semana anterior su quinta cartulina amarilla. El centrocampista vasco es una de las teclas clave dentro del esquema de Álvaro Cervera. Su ausencia la puede cubrir Edu Ramos, que es un futbolista muy del agrado del técnico y que ya tuvo un papel protagonista durante gran parte de la temporada. Volvería al once después de cuatro jornadas sin disputar ni un solo minuto.

Además, Álvaro Cervera confirmó que será Brian Olivan, y no Matos, el que ocupe el lateral izquierdo frente al Granada.

Deja un comentario