El desastroso comienzo de temporada del Zaragoza

El comienzo de temporada del Real Zaragoza ha supuesto una sorpresa no deseada para los aficionados de la ciudad del Ebro. Tres entrenadores han tenido que pasar por el banquillo de La Romareda para que se empiecen a ver los primeros brotes verdes, pero por fin parece que la afición zaragocista ve la luz al final del túnel.

Imanol Idiakez no consiguió dar con la tecla, firmando el peor inicio de los maños en la historia reciente en Segunda División. Tras el gol del Tenerife en el 95’, después de seis partidos seguidos sin ganar, a sólo dos puntos del descenso y a diez de los puestos de promoción, la directiva decidía hacer caso a la afición y prescindir de sus servicios.

La llegada de Lucas Alcaraz

Lucas Alcaraz llegaba entonces al banquillo de La Romareda, provocando la alegría de una hinchada siempre fiel, que quería despertar de la pesadilla. Pero nada más lejos de la realidad. Dos meses estuvo como técnico del Zaragoza, pero sus números son desoladores. 5 puntos de 24 posibles, una sola victoria ante el colista, cinco derrotas y dos empates. Llegó como el sustituto del vasco Idiakez, y no sólo no mejoró los números, sino que los empeoró, dejando a los maños en puestos de descenso a Segunda División B.

La situación era preocupante en la ciudad del Ebro. No sólo por los 16 puntos conseguidos hasta la jornada 18. Ni por las únicamente tres victorias en lo que iba de liga. También por la imagen ofrecida por el equipo en sus partidos, especialmente en el último partido de Alcaraz, en Riazor.

La afición mostraba su disconformidad y preocupación por un posible descenso a la tercera categoría del fútbol español. Algo que probablemente supondría la desaparición de uno de los clubes más históricos de nuestro fútbol.

Víctor Fernández, la luz al final del túnel

El 18 de diciembre, Víctor Fernández se convertía en nuevo entrenador del Real Zaragoza, viviendo así su tercera etapa en el cuadro maño. La primera en Segunda. Llegaba “El Salvador”, el entrenador que llevó al equipo a conquistar una Copa del Rey en 1994 y una Recopa en un 1995 que ya nadie olvida.

Y llegaba con el claro objetivo de sacar a su equipo de las posiciones bajas de la tabla. La primera piedra de toque era el partido contra el Extremadura, un rival directo frente al que, en caso de victoria, lograrían salir del descenso.

El 2-1 contra el Extremadura

No era un partido más para el equipo del león. Era el debut de su entrenador, y se jugaban mucho antes de las vacaciones. Había que sumar tres puntos vitales. Y la ciudad se volcó, dando pie a una de las mejores entradas de la temporada en el templo zaragocista. Las sensaciones en La Romareda eran otras. Tanto fue así que ni el gol inicial de los extremeños provocó disconformidad en la grada.

Viendo las estadísticas del partido se demuestra que el Zaragoza fue muy superior a su rival. 65% de posesión, y hasta 29 remates. Sí, 29, frente a los 5 del Extremadura. Pero no sólo por números, el juego del equipo mejoró mucho y por fin la afición volvió a disfrutar con sus jugadores.

La victoria en El Molinón

Tras las vacaciones de Navidad y el parón en la Liga 1|2|3, el Zaragoza tenía una difícil salida. Visitaba uno de los estadios más complicados de la categoría como es El Molinón. Otra vez se adelantaron los rivales, pero los zaragocistas reaccionaron, y en apenas diez minutos ya estaban por delante en el marcador.

Lo cierto es que fueron muy superiores a los asturianos, al menos en ataque. Con un Pombo muy desequilibrante que ponía en jaque las redes del Molinón, y con un James Igbekeme que controlaba todo el tráfico en el centro del campo. En la defensa, Álex Muñoz estuvo estelar, no sólo por el gol, sino también por su labor defensiva calmando a los Carmona, Djurdjevic o Blackman.

Los números de Víctor Fernández

El técnico tan sólo lleva dos partidos con el equipo, pero ya ha mostrado su confianza en una plantilla que va a muerte con él. Así lo decía Delmás, “La clave del cambio es la confianza que nos da Víctor Fernández”. Ha cambiado por completo el Real Zaragoza, mejorando el fútbol ofrecido, pero también los resultados.

Se ha convertido en el primer entrenador del Zaragoza que ha conseguido dos victorias ligueras consecutivas. En sólo dos partidos, ha logrado más puntos de los que consiguió Lucas Alcaraz en sus ocho partidos dirigiendo a los maños. Y también el mismo número de victorias que sumó Imanol Idiakez en sus diez jornadas frente al equipo aragonés.

¿Puede el Zaragoza soñar?

La primera vuelta en tierras aragonesas ha sido desastrosa. Un equipo diseñado para luchar por el ascenso, estaba sufriendo en las posiciones de peligro de la tabla. Tras los últimos dos partidos, los aragoneses han escalado bastantes posiciones en la tabla. Ya suman 22 puntos, pero siguen a tan sólo dos puntos del descenso. Los puestos de PlayOff se antojan muy lejanos, a 12 puntos todavía, pero… ¿quién sabe?

La temporada pasada el equipo no respondió hasta el parón navideño. Pero en el segundo tramo de la temporada fue un auténtico rodillo, llegando hasta las posiciones de PlayOff y quedándose muy cerca de la Primera División. ¿Se repetirá la historia?. El león vuelve a rugir.

Deja un comentario