El despegue de Djuka

El día 21 de agosto de 2019 Uros Djurdjevic entró en la historia del Real Sporting de Gijón. Ese día, el delantero serbio se convirtió en el jugador más caro de la historia del conjunto asturiano. Fueron 2,5 millones de euros que, mirado con perspectiva, pudieron suponer una losa importante para el rendimiento de Djuka.

El peso de la responsabilidad sobre los hombros de Djuka

Y es que el futbolista serbio llegaba a El Molinón avalado por su trayectoria. Esa en la que, a sus 24 años, había participado en la máxima categoría de varias ligas europeas e incluso se había estrenado como goleador en Champions League.

Uros aterrizaba en Gijón como jugador contrastado y, sin embargo, la sombra de la duda se cernía sobre él también desde el primer momento. Una inversión elevada que obligaba al jugador a rendir desde el minuto cero para responder al órdago económico que el club realizaba. Una presión excesiva, desproporcionada e innecesaria. Críticas externas y una sequía goleadora preocupante ponían el foco más si cabe en Uros Djurdjevic.

El equipo no ayudaba y el gol se resistía 

Cierto es que el inicio liguero del Sporting no ayudaba en nada. Poco se puede pedir a un delantero si los encargados de surtirle de balones no lo hacen. Sí el nuevo del equipo no funciona, si la producción ofensiva es mínima. El equipo asturiano fue una sombra de equipo durante muchas jornadas y, así, Djuka también mostró su lado oscuro.

José Alberto, clave en el resurgir del Sporting y también de Djuka

Y es que, bajo el mando de Baraja, el Sporting no funcionó y difícil era destacar a algún jugador del equipo. Sin embargo, muchas vertientes apuntaron al delantero y dudaron de su capacidad. La losa, ya saben. Pero Rubén fue destituido, y llegó José Alberto. El técnico del filial se haría cargo de una plantilla que no funcionaba y la mutaría casi de inmediato.

En dicha mutación, clave es el resurgir de Uros Djurdjevic. Su despegue ha sido espectacular de la mano de su nuevo técnico. 7 goles en 10 partidos. 6 en lo que va de 2019, siendo el máximo goleador a nivel nacional junto a Leo Messi. Pero sobre todo, la sensación de delantero letal, influyente y decisivo.

Las virtudes de un delantero letal como Djuka

Porque no es Uros Djurdjevic probablemente ese delantero moderno, asociativo y participativo en el juego que podría representar Karim Benzema. Ni quizá tampoco sea el típico delantero tanque, aquel que se alimenta únicamente del remate potente en el área. No es ninguno de esos dos modelos, aunque en cierto modo los interioriza.

Una simbiosis de virtudes de la vertiente moderna y la clásica de la figura del delantero que ha terminado por explotar cuando casi nadie lo esperaba. Uros es el primero en el sistema defensivo con su presión a la salida de balón del rival, pero esa es solo una de las extensas virtudes del serbio. Un delantero con una riqueza de movimientos brutal, que le lleva a tirar continuos desmarques al espacio, a ofrecerse a sus compañeros en posiciones de remate.

Técnicamente exquisito, capaz de asociarse con sus compañeros, de ofrecerse y, finalmente, un rematador letal.

Djuka ha llegado para quedarse

Así, Djuka ha llegado para quedarse. Aquellos que dudaron de él, ahora se suben al carro de Uros. Los que le exigieron todo de inmediato y creyeron que jamás les daría un rendimiento acorde a su coste, disimulan ahora ante la explosión de un ‘9’ que domina la Liga 1|2|3. Y es que Uros Djurdjevic ya está aquí, y ha llegado para quedarse.

Deja un comentario