Víctor Fernández, curando al León

Víctor Fernández llevó años atrás a tocar el cielo al Real Zaragoza. La gloria se instaló en La Romareda y fue, en gran medida, responsabilidad del técnico. Desde entonces, se ganó el corazón de la afición blanquilla. En esta última etapa le ha tocado empezar por la cura.

Un veterinario curando a un León que estaba gravemente herido

Y es que Víctor llegó de vuelta a Zaragoza encontrando a un equipo que parecía incurable.  Ni Idiáquez ni Lucas Alcaraz encontraron la medicina para mejorar al enfermo. Sin embargo, el lo vio claro.  Y llegó al banquillo sin pedir nada a cambio. Por amor al escudo del León al que pretendía sanar.

ViveSegunda

Víctor Fernández, esperanza zaragocista | Heraldo

No tardó en ofrecer las claves de su intervención. Atreverse, ser valientes, confiar en las posibilidades del grupo y también las individuales. Dominar, mandar, creer. El mensaje inicial caló en el vestuario y la reacción fue inmediata. El tratamiento parecía el acertado. El Real Zaragoza comenzó a mejorar.

Cura confirmada, el León ya comienza a soñar

Siete partidos después, el León tiene el alta hospitalaria. Han sido cuatro victorias, dos empates y una sóla derrota. 14 puntos de 21 posibles que llevan al conjunto maño a posiciones tranquilas. Que le permiten respirar. Y que, a los más optimistas, les hace soñar. Y esto último es gratis, además de alimentar las almas e ilusiones diarias. Víctor lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a lograr que la afición zaragocista sueñe.

Deja un comentario