Machís derriba la puerta de Carranza

A veces lo evidente se produce y lo hace de inmediato. Claro ejemplo de ello es el espectacular arranque de Darwin Machís trás aterrizar en Carranza. El venezolano cayó de pie en la tacita de plata. Dos jornadas, dos goles anotados. Pero su puesta en escena va más allá. En sólo dos partidos Machís ha derribado la puerta de Carranza. Y lo ha hecho mostrando el juego que de él guardabamos en la retina. Pura electricidad.

Con la puerta abajo, ahora esperan los muros cadistas

Y lo mejor de todo es que lo mostrado es tan sólo el muestrario de lo que Machís es capaz de aportar. Y eso no es sino todo lo que ya nos dejó en Huesca o Granada, donde se convirtió en referencia diferencial. También por momentos en Leganés, en Primera, aunque no llegó a consolidarse.

Machís

Machís celebra un gol | visionnoventa.net

Con la velocidad como primera virtud palpable, el venezolano es un atacante letal. Incisivo, pegado a banda es una amenaza constante. Diagonales interiores, capacidad de desborde o desmarques de ruptura al espacio representan algunas de sus virtudes.

Pura potencia, el atacante procedente de Udine no rehuye el contacto y pone la guinda a sus cualidades con olfato de gol y recursos casi ilimitados en la definición.

Así, tras derribar la puerta cadista, esperan los muros amarillos de Carranza. Esos que espera sostener con su llegada, en busca de una gloria anhelada. La caída en tierras gaditanas ha sido aire puro para los amarillos. Con ese aire renovado buscará el Cádiz el asalto a Primera. La puerta ha está abierta. Cierren al pasar.

Deja un comentario