Se nota la tensión en el ambiente. Era una jornada con muchos duelos directos, tanto por los puestos cabeceros como por el descenso, y eso dejó muchas jugadas dudosas en las que el VAR intervendría. Y este artículo intentará resolver aquellas en las que se han cometido errores “claros y manifiestos”. Además, también se recogen algunas acciones que son interpretativas pero en las que, como mínimo, podría haber una revisión del árbitro principal.

ELCHE – REAL OVIEDO

El Real Oviedo se adelantó en el Martínez Valero con un gol que sería anulado de utlizarse el VAR ya esta temporada. En el momento del pase de Saúl Berjón, Joselu está adelantado y, por lo tanto, no debería haber subido al marcador. Mala decisión del linier.

EXTREMADURA – RAYO MAJADAHONDA

Duelo por la permanencia en un Francisco de la Hera prácticamente lleno. En la primera mitad se produjo esta jugada, en la que Manu del Moral busca un pase hacia el punto de penalti. Gio Zarfino, al deslizarse para tapar el centro, golpea con la mano. Como se puede apreciar, el colegiado lo ha visto y explica su decisión a los futbolistas majariegos. Al ser la mano que apoya al hacer la entrada, se considera una posición natural. Además no hay intención ninguna. Esto no quita que haya otras manos en situaciones similares que sí puedan ser señaladas, todo depende de si se considera un movimiento natural o no. En este caso, el VAR no rectificaría la decisión tomada por el árbitro.

De los penaltis más claros que pueden haber ocurrido y ocurrián en esta temporada. Rafa López zancadillea a Alberto Perea dentro del área y no hay ninguna duda de que debería haberse señalado. Con el VAR se señalaría la pena máxima. El árbitro, pese a estar bien colocado, tiene la mala suerte de que justo en el momento de la zancadilla, tiene a Enzo Zidane entorpeciéndole la visión directa. Aún así, no puede ser una justificación para no decretar el punto de penalti.

LUGO – ZARAGOZA

El duelo entre lucenses y maños dejó dos jugadas que sirven para explicar el criterio del “penalti y expulsión” que se modificó en las reglas bajo el nombre del “triple castigo”. Anteriormente, detener cualquier ocasión manifiesta de gol era merecedora de roja directa. Era injusto, ya que muchas veces suponía quedarte con un futbolista menos y un gol en contra tras el lanzamiento de penalti. Actualmente SIEMPRE es roja directa si la infracción que detiene la ocasión manifiesta de gol se produce fuera del área de penalti. Si es dentro, esa roja se convertiría en amarilla, SÓLO cuando haya una “tentativa de jugar el balón”.

En la jugada superior, el penalti sobre Lazo, Guitián agarra lo suficiente al extremo para desequilibrarle. El colegiado le mostró la cartulina amarilla, quizás por no considerarla ocasión manifiesta al ser presionado a su vez por Benito. Si Lazo estuviera en una situación similar a la de Álvaro Vázquez minutos después, seguramente Guitián sería expulsado.

El propio Alberto Guitián protagonizó otra acción en el área zaragocista. Un centro de Cristian Herrera golpeó entre su cabeza y su brazo. Las repeticiones no sacan de dudas al 100%. pero la reacción del propio Guitián puede dar a ententer que le golpeó en el brazo. En una jugada así, seguramente el VAR recomendaría la visualización del colegiado y que comparase junto a su primera impresión para la cual no podía estar mejor colocado.

Y esta es la acción de Álvaro Vázquez mencionada en el penalti de Lazo. Un mano a mano con Juan Carlos y el defensa del Lugo José Carlos hace una entrada a ras de suelo que derriba a Álvaro. No hay discusión sobre el penalti pero, ¿por qué no fue expulsado? La razón es simplemente porque intentó jugar el esférico. Se ve cómo se tira por el lado derecho del delantero, justo por dónde él conduce el balón. Incluso alguna toma muestra que José Carlos roza el balón. Penalti y amarilla. El VAR no expulsaría al defensor lucense.

Entrada de Alberto Benito sobre Campabadal que cae haciendo un aspaviento demasiado llamativo. Es curioso que el árbitro le amonestase por intentar simular el penalti cuando, desde luego hay contacto. Benito mete el pie y, a su vez, Campabadal le pisa al ir a proteger el esférico (en otra repetición se aprecia mejor el pisotón). El no señalarlo no se puede considerar como “error claro y manifiesto” así que el VAR no corregiría. Pero, desde luego, la amarilla a Campabadal debería ser retirada.

Tras la ocasión clamorosa errada por Manu Barreiro y el tanto del 1-2 de Guitián, los ánimos estaban muy caldeados. Y así lo demostró esta acción entre Vieira y Linares. Da la sensación de que el central portugués golpea conscientemente al delantero maño. Sólo Viera sabrá la intención real, pero con las imágenes, se aprecia que no hay ninguna necesidad de sacar ese codo a esa altura en ese momento. Seguramente el VAR sugeriría al colegiado que Miguel Vieira debería ver la cartulina roja.

ALCORCÓN – CÁDIZ

Jugada a balón parado siempre significa peligro, tanto de gol como de posibles agarrones. En esta acción Garrido se vio superado por Eddy Silvestre, que le ganó la posición, y le agarra hasta tal punto de impedirle llegar al remate. Eddy, también con sus brazos, intenta zafarse de él, pero el agarrón es insistente y debería haberse señalado el punto de penalti. Desde luego, con el VAR, el Alcorcón tendría la oportunidad de abrir el marcador desde los once metros.

Misma área, mismos jugadores pero diferentes objetivos. Ahora es Eddy el que pierde la visión del balón y se preocupa tanto de la marca de Garrido que le sujeta por la cintura. El mediocentro cadista es el único que tiene intención de jugar la pelota. Al igual que hizo el internacional azerí en la primera mitad, Garrido también intenta deshacerse de él con su brazo derecho, pero el agarrón continúa. También debería señalarse la pena máxima. El árbitro no señaló ninguna de las dos, pero el VAR seguramente vería las dos acciones y ambas serían penalti.

ALBACETE – MALLORCA

En el Carlos Belmonte, los aficionados siguen soñando con un posible ascenso. Con victoria por la mínima y en el tiempo de descuento, Javier Acuña se jugó un posible penalti al pasarse de revoluciones. Mientras Raíllo pugnaba con Arroyo y Gentiletti, el paraguayo apareció de la nada para saltar sobre Raíllo. El central bermellón estaba con su tronco hacia atrás y amortiguó el golpe. Quizás esto lo hizo menos aparatoso y, por ello, el colegiado no señaló la pena máxima. Si tuviese una posición más vertical, quizás el impacto sería mayor y la claridad de la falta también. El árbitro no decretó nada y sería difícil que el VAR diese penalti en esta acción. No se puede catalogar como “error claro y manifiesto”. 

Última acción del partido. Aleix Febas y el propio Raíllo hacen un sprint antológico y el central empuja al mediocentro. Tras lo explicado en las acciones del Lugo-Zaragoza, esta es la que sí merece ser cartulina roja además de penalti. Raíllo en ningún momento tiene opciones de jugar el balón. Viendo el minuto que era seguramente el árbitro no quiso castigar tanto al central que, por otra parte, también se podía haber ahorrado el empujón teniendo en cuenta que el choque iba a finalizar segundos después.

ALMERÍA – NUMANCIA

El Almería venció por la mínima al Numancia pero hay dos acciones puntuales que pudieron hacer que la renta fuera mayor. En esta Álvaro Giménez recibe un toque de Unai Medina desde la espalda. El control del balón brilló por su ausencia pero pudo ser por el empujón. Es una de esas jugadas “grises” que con el tiempo se entenderá mejor si el VAR entra a valorar o no. Desde luego, como mínimo, se le recomendaría al colegiado revisarla en la pantalla.

César de la Hoz fue agarrado por Marc Mateu tras este saque de esquina. Es cierto que el mediocentro cántabro se deja caer cuando ve que no llega al remate pero eso viene producido por un agarrón sutil de Marc Mateu. Es muy complicado de ver pero seguramente el VAR lo revisaría y puede que señalase penalti. Si se pitan este tipo de acciones tendríamos jugadas a balón parado mucho más limpias de lo que son actualmente y serían mucho más disfrutables al no existir este tipo de agarrones.

GRANADA – DEPORTIVO

Acción anulada al Dépor que había acabado en gol. El colegiado pitó antes incluso del remate del delantero deportivista pero la duda es, ¿qué se ha señalado? Puede parecer una falta de Pablo Marí aunque, a simple vista, no parece que se haya producido. Con la introducción del VAR se tardará más en señalar este tipo de faltas ya que, de existir, podrán ser revisadas y señaladas a posteriori. No se puede hablar de gol anulado, porque la acción había sido parada antes de que el balón entrase.

Caída de Germán en el área. Es cierto que no tiene porqué caerse, ya que el agarrón fue previo, pero sí que debería haber sido penalti. Edu Expósito está permanentemente sujetando de la camiseta al central que, al no llegar al balón, decide tirarse. El VAR si que corregiría esta acción y decretaría la pena máxima a favor del cuadro nazarí.

Últimos minutos del choque y la tensión iba in crescendo. Tras un gol bien anulado a Puertas que se ayudó de la mano para batir a Dani Giménez, la afición granadina empujaba para lograr, al menos, el empate en este duelo por el ascenso. Y en esta acción se demuestra esa tensión. Domingos Duarte quiere perder tiempo y se lleva el esférico. Merecedor de cartulina sin duda. Pero la reacción de Quini no es justificable. Si hubiera visto la cartulina roja, se podría considerar también un acierto.

Y aún hubo más en los minutos finales. El fichaje de invierno Nahuel Leiva fue expulsado con roja directa tras golpear en el hombro a Víctor Díaz, por quitárselo de encima. Incomprensible la expulsión y, aún más, la decisión de corroborar los dos partidos de sanción por parte del Comité de Competición. Con el VAR, esta acción quedaría reducida a amarilla y el Dépor podría acabar el partido con los once jugadores sobre el césped.

MÁLAGA – LAS PALMAS

El duelo entre dos de los candidatos al ascenso también dejó muchas jugadas para que el VAR tuviese incidencia. En este contragolpe finalizado con gol, el árbitro señaló fuera de juego de Ivi Alejo. Como se aprecia en las imágenes, está en posición legal. En el futuro, estas acciones se dejarán continuar porque siempre estará la protección del VAR para tomar una decisión final. Tampoco se puede hablar de gol anulado ya que el colegiado señaló el fuera de juego antes del gol.

Sin intención. Ivi Alejo, en su debut, no querría bajo ningún concepto ser expulsado tan pronto. No ve llegar a Dani Castellano pero impacta de lleno con sus tacos en la cabeza del lateral canario. Pese a que es una acción fortuita, el extremo debería haber visto la cartulina roja y dejar a su equipo con diez tras un cuarto de hora jugado. El VAR, sin duda, corregiría al colegiado que, en este caso, mostró la amarilla a Alejo.

Esta acción sí se puede catalogar como “gol anulado”. Adrián ponía el 1-0 momentáneo pero en el momento de la celebración el colegiado, a instancias de su asistente, otorgaba saque de puerta. La razón: que el balón había salido por la línea de fondo tras el golpeo de Keidi Bare. Con las cámaras de la retransmisión y de la repetición es imposible certificar si el esférico salió, pero el VAR, usando la cámara que está a la altura de la línea de fondo, resolvería las dudas al colegiado. Personalmente, tomando como referencia la forma de golpeo, el poco efecto que lleva y dónde acaba (más allá del área pequeña), creo que el balón no salió. Pero es imposible de asegurar con estos ángulos.

Otra jugada muy dudosa. Iván Rodríguez agarra a Javi Castellano y el árbitro señaló falta al borde del área. La caída tan aparatosa es porque su compañero Timor está justo debajo e intenta evitarlo con ese salto. No hay dudas de que la falta existe pero, ¿es dentro o fuera? La cámara más lejana parece mostrar que la mano toca a Javi Castellano justo sobre la línea, por lo que significaría penalti. Pero no está del todo claro si el momento del contacto es justo ese o es un poco antes. Con el uso del VAR, como mínimo, se sugeriría al árbitro que hiciese una revisión. 

El Málaga estaba con diez hombres tras la expulsión merecida de Keidi Bare. E Ivi Alejo seguía siendo el hombre referencia. Tras intentar salir a una contra, Deivid decidió pararla de la manera que pudo. Lo más lógico sería agarrarle pero decidió zancadillearle. La jugada en directo dio la sensación de ser la típica falta táctica que es amarilla. Pero las repeticiones sí muestran que Deivid ya estaba completamente superado y que, además de la pierna derecha, con la izquierda va algo arriba (quizás por la inercia). La roja directa, aún así, parece excesiva y el VAR podría corregir la decisión inicial del colegiado y rebajar a amarilla.

Ha sido una semana muy agitada en cuanto a las posibles correcciones si el VAR fuese una realidad en Segunda. Para las próximas semanas, si quieres que analicemos alguna acción en concreto, puedes contactar por estos medios:

El Rincón del VAR de las pasadas jornadas:

Deja un comentario