Osasuna ya es líder 

Ya es líder. En una carrera de fondo en la que jamás perdió la fe, Osasuna ha llegado a la cima. Y ha alcanzado el liderato en el lugar que se convirtió en el pilar cuando la irregularidad machacaba a los de Arrasate. El Sadar es, sin duda, la clave de que este momento haya llegado para los rojillos.

Un momento dulce de Osasuna para catapultarse a la cima

Una derrota en los últimos doce encuentros. 29 de los últimos 36 puntos en juego en el zurrón. Sólo se dejó dos puntos en Albacete, otros dos en Soria y los tres en la dura derrota en Gran Canaria. Por el camino, tres victorias a domicilio ante Reus, Almería y Sporting.

Y en su feudo ante todos los que se han puesto por delante. Lugo, Alcorcón, Cádiz, Mallorca, Granada y Zaragoza han caído en las redes de El Sadar. Ya son 51 puntos y un nuevo encuentro en Pamplona ante el Nastic la próxima semana.

En el trasfondo, un equipo bien armado y trabajado para poder aspirar a todo

Y es que cuando venían mal dadas, El Sadar estuvo ahí. Ahora, que todo fluye, lo sigue estando. Por eso, su Estadio es una de las grandes claves de su actual situación. Pero no la única.

Osasuna

Osasuna celebrando en vestuario | @CAOsasuna

Jagoba Arrasate por fin parece haber terminado de moldear lo que buscaba que Osasuna fuese. Ahora, sin duda, el equipo es reconocible. Con las cualidades que se presuponen a un equipo dirigido por Jagoba y las que precisa un equipo aspirante a todo como pretende serlo Osasuna.

Un equipo compacto, de automatismos defensivos adquiridos e interiorizados. Con dos laterales que han mejorado, especialmente Nacho Vidal, su seguridad defensiva y que continúan siendo un peligro ofensivo más del equipo. Con los dos García, Unai y David, como pareja de centrales compenetrada y complementaria.

Leer más | ‘Oier, siempre en mi equipo’ 

Una de las grandes claves del equipo navarro se encuentra en la medular. Fran Mérida, un futbolista de vocación ofensiva que hoy por hoy es un fantástico box to box. Equilibrio y llegada en adecuadas proporciones. Oier, el ancla y ADN innegable de la marca Osasuna. Con ellos, Iñigo Pérez se ha visto relegado a un secundario papel.

Segunda línea de ataque de ensueño como alternativa del gol

En la segunda línea ofensiva reside una de las grandes fortalezas rojillas. Con Rubén García como líder, talento y faro. Roberto Torres, un jugador de Primera que en Segunda alcanza su verdadero nivel. Kike Barja y su desparpajo o Rober Ibáñez como desborde con control. Brandon y Villar ejercen de falsos nueves, alternándose o compartiendo diabluras en la zona atacante. Un auténtico lujo de equipo que ante todo es eso, un EQUIPO.

Piezas perfectamente engrasadas que funcionan con precisión alemana. Soldados al servicio de una idea, al servicio de su general, Jagoba Arrasate.

Aún quedan 15 jornadas, 45 puntos en liza. Y ahora, cuando llega el momento de la verdad, Osasuna es fiable. Todo puede pasar, pero los navarros han comprado papeletas y presentado candidatura a llevarse el premio GORDO.

Deja un comentario