EL RINCÓN DEL VAR DE LA JORNADA 27 DE LA LIGA 1|2|3

Una semana más llega el momento de analizar aquellas jugadas ocurridas en la jornada de Segunda División que son susceptibles de ser revisadas por el VAR. Hasta la temporada que viene no se utilizará pero, con este artículo, se intentará hacer ver qué acciones pueden corregirse y cuáles no usando ejemplos reales, ejemplos ocurridos en partidos de esta liga.

TENERIFE- MALLORCA

En la jornada del viernes hubo dos jugadas que podrían haber sido revisadas. Mientras que en una la decisión sería cambiada, en la otra se mantendría. Para empezar está el empujón de Pervis Estupiñán sobre Borja Lasso. En el protocolo del VAR se matiza claramente que no se puede valorar la intensidad de las acciones, por lo que en este caso la decisión se mantendría siempre que el colegiado de campo haya visto el contacto y no lo considere suficiente. En el supuesto de que el árbitro no haya visto nada, el VAR, como mínimo, le recomendaría revisar la acción en el monitor. Este lance es muy similar al ocurrido entre Jorge Pombo y Dani Torres la pasada jornada.

Y en esta otra acción, hay pocas dudas. Claramente Suso Santana pisa en la rodilla a Lago Junior. Con la ayuda de la tecnología Suso sería expulsado con roja directa por una infracción catalogada como “concucta violenta”.

NÀSTIC – CÁDIZ

Otra corrección que el VAR tendría que hacer y que permitiría que el resultado final fuese más justo, sin errores arbitrales. El defensa cadista Kecojevic derriba a José Kanté pero, como las repeticiones muestran, es fuera del área. No hay dudas con las imágenes y el árbitro, que en un principio señaló los 11 metros, con el uso del VAR, sacaría esa falta justo al borde del área.

En el mismo partido, con el Nàstic volcado buscando el empate, se produjo esta caída de Abraham. La colocación del colegiado no puede ser mejor y ve con total claridad lo que ocurre. José Mari interpone el pie, para proteger el balón, y es Abraham el que choca con su pie izquierdo en el tacón del mediocentro. No hay nada punible y el VAR no sugeriría nada en esta acción.

ALCORCÓN – LAS PALMAS

Las manos es un tema muy puntiagudo dentro del fútbol. Las reglas indican que para señalar la infracción hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • el movimiento de la mano hacia el balón (no del balón hacia la mano)
  • la distancia entre el adversario y el balón (balón que llega de forma inesperada)
  • la posición de la mano no presupone necesariamente una infracción

Con la norma sobre la mesa, habría que comprobar si esta de Albert Dorca es sancionable. Es cierto que su brazo derecho no está en una posición muy común, pero la distancia desde la que Danny Blum juega el balón es mínima, por lo que no hay posibilidad de reaccionar. Además es el balón el que va hacia el brazo y no al revés. Son dos razones a favor de Dorca y una en contra. Por lo tanto, el VAR, como mucho, sugeriría revisar la acción pero seguramente el árbitro no la sancionaría.

OSASUNA – ZARAGOZA

Mucha tensión en El Sadar y en los minutos finales hubo una caída de Oier dentro del área provocada por James Igbekeme. Se ve perfectamente cómo el contacto del jugador africano no es suficiente para derribar al capitán osasunista pero este, aún así, decide tirarse. Y aplicando lo dicho anteriormente de que la intensidad no se puede medir ni con el uso del VAR, esta decisión no sería corregida.

SPORTING GIJÓN – RAYO MAJADAHONDA

Una acción más esta jornada en la que el VAR ayudaría a hacer justicia. Álex Alegría puso un poco de picante a los minutos finales gracias a este gol usando su antebrazo. Claramente el tanto sería anulado con el uso del VAR y el Rayo Majadahonda disfrutaría de un final de partido más plácido con la renta de 1-3 que llevaba hasta ese momento.

ALMERÍA – CÓRDOBA

Una mano más. Pese a que la repetición no ayuda en demasía, parece que Luis Muñoz sí que detiene el tiro Corpas con su brazo derecho. Lo tiene ligeramente separado del cuerpo y ocupa un espacio desbaratando un tiro a portería. Tenía tiempo suficiente para reaccionar y el árbitro podría considerar que existe la pena máxima. Al acabar la jugada inmediatamente después en gol, el VAR, aplicando la lógica, no sancionaría la acción. Si se señalase penalti se estaría beneficiando al infractor y eso es algo que nunca debe ocurrir, ni siquiera a la hora de señalar un penalti.

MÁLAGA – DEPORTIVO

Y seguimos con las manos. En La Rosaleda, al borde del descanso, se pidió penalti por esta acción de David Simón. Ante el tiro de Pacheco, el defensa deportivista quiso ocupar el menos espacio posible poniendo su brazo justo delante del cuerpo. Es una posición natural y el brazo no va claramente buscando el balón, por lo que el VAR no corregiría nada en este caso.

Exactamente lo mismo ocurre con esta otra acción en la segunda parte. El centro de Seleznyov golpea en el brazo derecho de Diego Caballo, cuya única intención es hacerse pequeño en lugar de sacar los brazos ocupando espacios externos a su cuerpo. No tiene intención ninguna y, por lo tanto, tampoco sería corregida esta decisión con el uso del VAR. En ningún caso de los ocurridos en La Rosaleda se puede señalar penalti.

EXTREMADURA – NUMANCIA

Jugada interesante esta del Francisco de la Hera. Zarfino había anotado el empate y el linier, con criterio, lo anula por fuera de juego. Cualquiera puede pensar que hay un jugador numantino, el que va a tapar el centro, que está habilitándole pero para el fuera de juego tiene que haber dos jugadores más atrasados o en línea con el atacante. En un 99,9% de los casos uno de ellos es el portero, pero en este Juan Carlos salió, por lo que únicamente Ganea está habilitando a Zarfino. Este tipo de acciones, con el VAR, nunca deberían llevar a errores. Por suerte, en el partido, los árbitros también actuaron correctamente.

En los minutos finales, los aficionados llegados al Francisco de la Hera pidieron penalti en esta caída de Kike Márquez. Es otra acción que puede dar lugar a interpretación y en la que el VAR no podría corregir la decisión tomada por el colegiado. Sí que se le podría sugerir que lo comprobase en el monitor pero es prácticamente imposible que la decisión se revirtiese. Kike Márquez y Ganea están pugnando y el defensa rumano usa sus brazos, aparentemente de forma legal y Kike se deja caer una vez está dentro del área.

Estas acciones han sido las susceptibles de ser corregidas por el VAR si estuviese en uso. La tensión irá incrementando según se acerque el final de temporada y habrá más jugadas que analizar. Si tienes alguna jugada que crees que el VAR podría haber cambiado la decisión arbitral, ya sea de la próxima jornada o de la primera vuelta, puedes enviarla por los siguientes medios:

El Rincón del VAR de las pasadas jornadas:

Deja un comentario