El Mallorca solo necesitó una temporada para escapar del “infierno” de la Segunda División B y regresar a la élite. Acompañados por Rayo Majadahonda, Elche Extremadura, los bermellones eran el equipo que aterrizaba con mayores expectativas en La Liga1|2|3. Por presupuesto, por plantilla y por historia, el equipo debía aspirar a algo más que la permanencia pese a ser el año de su regreso a la categoría de plata. Ahora, tras 27 jornadas disputadas, el cuadro mallorquín ocupa la octava plaza y su objetivo no es otro que el playoff de ascenso.

Dos equipos antagónicos

Pese a la buena situación del equipo y con la permanencia prácticamente asegurada, hay un factor recurrente desde el inicio de la liga: las gran diferencia entre el conjunto que juega en Son Moix y el que lo hace en el resto de estadios de Segunda. Los números no mienten. 29 de los 41 puntos logrados en casa. Dos victorias como visitante en 14 partidos son cifras insuficientes si quieres aspirar al ascenso.

Mallorca

Un Mallorca de dos caras

Las estadísticas podrían resultar algo exageradas si se tienen en cuenta las sensaciones ofrecidas dentro del campo, pero en este caso no lo son. Se puede decir sin exagerar que el Mallorca es uno de los tres equipos que ofrecen mayor fiabilidad jugando en casa. Pero al mismo tiempo se podría decir lo contrario cuando lo hace a domicilio. Son pocos los jugadores de la plantilla balear que mantienen el mismo nivel tanto en casa como fuera.

Lago Junior y poco más

El marfileño parece ser el único jugador que no acusa demasiado el bajón al jugar de visitante. Siendo uno de los jugadores más desequilibrantes de la liga, gran parte del juego de ataque de su equipo pasa por sus botas. Pero por muy bien que juegue Lago Junior, si no tiene compañeros tras él la empresa es prácticamente imposible. Otros como Raíllo, Salva Sevilla Dani Rodríguez son los que más se le acercan, pero tanto a ellos como a los demás se les debe pedir algo más.

El partido del pasado viernes ante el Tenerife es el mejor ejemplo posible. Sin jugar un gran partido, los de Vicente Moreno ganaban por 0-2 en el minuto 50. Sin embargo, en lugar de tratar de mantener el control el juego y del marcador, como suelen hacer en Son Moix, lo que hicieron fue dejarse llevar durante 40 minutos. Ante esta pasividad, los locales acabaron empatando a 2 y tuvieron opciones incluso para llevarse la victoria.

Fichajes con rendimiento dispar

Budimir, Leo Suárez Stojiljkovic. Estas son las tres incorporaciones que hizo el Mallorca en el mercado de invierno. Mientras el primero está asentado en el once titular, los otros dos siguen sin ofrecer el rendimiento que se les exige. Por nombres y trayectoria, estos tres delanteros están más que capacitados para despuntar en esta categoría, pero hasta el momento solo Budimir ha dejado algún destello de su calidad.

El delantero serbio apenas ha participado desde su llegada, mientras que el argentino ha alternado suplencias con titularidades sin ser capaz de aprovecharlas. No cabe duda que la plantilla balear tiene recursos y talento suficientes para estar peleando por las primeras posiciones, pero lo que también está claro es que sus opciones por mantenerse en la lucha pasan por empezar a sumar triunfos fuera de casa.

Deja un comentario