Golpe sobre la mesa de Osasuna 

Osasuna se enfrentaba a un escenario contradictorio. De una parte, algunos de sus rivales en la carrera por el ascenso se habían dejado puntos en el camino. Albacete, Deportivo y Cádiz no fueron capaces de sumar. De otra, el Granada le había arrebatado momentáneamente el liderato, en un mano a mano realmente fascinante. Y enfrente, el Málaga. Otro aspirante, uno de los huesos más duros de roer en la categoría de plata.

Emocionalmente, una cita compleja de afrontar, entre la oportunidad para mostrar autoridad y el temor a caer y dejar vivos, cerca, a los rivales.

Demostración de carácter y fortaleza en La Rosaleda

Y los navarros se abrazaron a la ocasión. Lo hicieron al salvavidas en la primera mitad, en la que sobrevivieron a la superioridad malaguista. Pero también a la valentía, al carácter y a la ambición.

Osasuna

Roberto Torres | laliga.es

El paso por vestuarios pareció recordar a Osasuna que posee virtudes que le han convertido en el equipo más fiable de la categoría durante meses. Porque los de Arrasate suman 44 de los últimos 54 puntos que se han disputado. Cifras mareantes que, bajo ningún concepto, se alcanzan desde la casualidad.

Porque Osasuna es un bloque sólido, con cimientos, trabajado y fiable. Precisión alemana para un equipo con señas de identidad definidas y un rendimiento espectacular.

Motivos para soñar en Pamplona

Los motivos para soñar en Pamplona sobran. No es preciso frotar los ojos y despertar, para cerciorarse de la realidad actual del equipo. La realidad de Osasuna. Esa en la que un conjunto de futbolistas traslada sentimiento a su hinchada a un nivel tan elevado como el de su propuesta futbolística.

Una propuesta construida desde la seguridad defensiva, la fortaleza física y mental. Desde una fantástica simbiosis entre el orden y la imaginación. Porque eso es, sin duda, este Osasuna. Una simbiosis de virtudes opuestas y sin embargo necesarias para transformarse en un aspirante perfecto al ascenso.

La coordinación entre los centrales, la extraordinaria riqueza de recursos defensivos y ofensivos de sus laterales. El alma y corazón de su medular. La combinación de magia, visión y definición de jugadores diferenciales como Roberto Torres o Rubén García, una ‘doble R’ que enamora en El Sadar, pero también lejos de él.

Leer más | ‘Osasuna ya es líder’ 

Incluso, el desparpajo y electricidad de piezas como Brandon y Villar, que simultáneamente son capaces de leer el fútbol con la facilidad que dirige a las mejores decisiones y además hacerlo en el menor espacio temporal posible.

Un golpe sobre la mesa, sí. Una auténtica demostración de personalidad para levantarse también ante la adversidad. Osasuna ha cogido velocidad de crucero y navega con firmeza hacia el objetivo. El fútbol está de enhorabuena… sueña El Sadar.

Deja un comentario