Tras una semana de descanso y con tres puntos más en el casillero, el Extremadura reanudará su andadura en la Liga 1|2|3 con un duelo ante Osasuna en el siempre complicado El Sadar. Los de Manuel Mosquera viajarán al feudo del líder con el firme objetivo de lograr tres puntos que se antojan fundamentales para la permanencia de los extremeños. A falta de once jornadas para la conclusión del campeonato, los azulgranas ocupan la décimo novena plaza con 30 puntos en su casillero, a tan solo dos de la salvación.

No obstante, y a pesar de lo que dictan los números, actualmente, el rumbo del Extremadura es muy distinto al que siguen Córdoba y Nástic, los otros dos equipos que ocupan los puestos de descenso a Segunda B. Como no podía ser de otra manera, gran parte de ‘culpa’ de este cambio la tiene Manuel Mosquera. El ex futbolista de los Azulgranas, al que le ofrecieron la parcela directiva el pasado mes de febrero con el firme objetivo de recuperar ese gen competitivo que los extremeños habían perdido en los últimos encuentros con Rodri al mando.

Manuel Mosquera ha cambiado el rumbo del Extremadura

Con la llegada de Mosquera y su ADN azulgrana, al fin se ha impuesto un sistema de juego claro en el que Zarfino y Fausto son el ancla en la medular y se da rienda suelta a la creatividad otorgada por José Antonio Reyes y Alberto Perea en la zona de tres cuartos. Todos estos factores, unidos a la competitividad que Manuel Mosquera ha impregnado a toda la plantilla, han provocado ilusión y esperanza a la parroquia extremeña, que ha vuelto a creer en la salvación y abarrotan, partido tras partido, las gradas del Francisco de la Hera.

El Extremadura celebrando un gol | Foto: Liga123

Este cambio de actitud y juego de los azulgrana motivados por la gran labor que se viene haciendo desde el banquillo, como no podía ser de otra manera, también se ha visto reflejado en la tabla clasificatoria. Antes de que el técnico gallego recalase en el Extremadura, el equipo había sumado 23 puntos en 27 jornadas ligueras, bagaje muy pobre con el que el fracaso estaba asegurado. Cuatro jornadas más tarde, el conjunto de Mosquera se encuentra a tan solo dos puntos de salir del infierno. Hanlogrado cuatro puntos en el terreno de juego y tres en los despachos -por la sonada descalificación del Reus-.

Teniendo en cuenta que el Extremadura consiguió empatar a uno en el Estadio de Gran Canaria frente a Las Palmas en el debut de Manuel Mosquera en el banquillo, venció en el Francisco de la Hera por tres goles a cero ante un rival directo como el Córdoba y que la derrota llegó por la mínima en el Carlos Belmonte contra  un Albacete que no sabe lo que es perder en su feudo, hay motivos suficientes para creer en la salvación.

Once finales para lograr la permanencia

A pesar de la dificultad del calendario por el que el conjunto extremeño se tendrá que enfrentar a equipos como Osasuna, Deportivo de la Coruña, Málaga o Cádiz, la división más igualada del mundo no distingue entre rivales fuertes y débiles. A lo largo de la temporada se viene demostrando que el tópico de ‘no hay rivales pequeños’ le viene como anillo al dedo a esta Liga 1|2|3.

En esta tesitura, el Extremadura afronta la recta final de la temporada en su mejor momento, con futbolistas importantes como Reyes, Olabe, Álex Díez o Alberto Perea rindiendo a un nivel espectacular. Una ciudad volcada con el equipo y con un Francisco de la Hera que colgará el cartel de ‘no hay billetes’ en los cinco partidos que afrontarán los azulgranas con el calor de sus seguidores.

Deja un comentario