El derbi asturiano fue el centro de atención en un fin de semana con parón internacional. Esto permitió que muchos aficionados que no siguen habitualmente la Segunda División disfrutasen de la categoría y, con suerte, se conviertan en asiduos amantes de esta competición. La intensidad vivida en El Molinón hizo que hubiese mucha polémica, pero no fue el único escenario. El VAR, en esta jornada 31, tendría mucho trabajo, tanto para mantener decisiones como para corregirlas. Por orden cronológico, este análisis comienza en Riazor:

DEPORTIVO – ALMERÍA

Un defensa atacando y un delantero defendiendo. Domingos Duarte en el área defendida por René y Álvaro Giménez realizando una acción defensiva. Normalmente este tipo de situaciones acaban con penaltis clamorosos. Sin embargo, como se aprecia en las imágenes, no se puede considerar que haya una falta clara. Es cierto que el central portugués llega ante al balón y Álvaro golpea su pie, pero en la toma desde el fondo, parece que no hay ni contacto. Al ser una jugada en la que se tiene que valorar la intensidad, posiblemente el VAR sugeriría la revisión y el árbitro podría ir a verla. Muy difícil que se corrija la decisión tomada.

ELCHE – ALCORCÓN

En el Martínez Valero, Yacine Qasmi cayó en el área de penalti y el colegiado no tuvo dudas. David Fernández parece querer evitar el contacto y, aunque el delantero franco-marroquí se tropieza consigo mismo, es debido al contacto de la pierna izquierda del central. Cuando un defensor ya tiene la posición perdida, debe tener cuidado a la hora de recuperarla, ya que los delanteros siempre intentan interponer su cuerpo para provocar la falta o, en este caso, penalti. El VAR mantendría la decisión.

Jugada curriosa entre Tekio y Víctor Casadesús. Hay un jugador con la posición perfecta para buscar el remate, el delantero del Alcorcón, mientras que el defensor, al ir a obstaculizar, no controla la distancia y le desplaza mientras está en el aire. Penalti bastante claro que el VAR otorgaría a los alfareros y que no fue señalado.

LUGO – ALBACETE

Jugada de pinball en Lugo. Hay un poco de todo. En primer lugar, en el momento del golpeo de Eugeni, el ucraniano Zozulia, que es el que lucha el rechace, está ligerísimamente adelantado. Con estas cámaras es muy difícil determinar con exactitud, así que el VAR seguramente no se mojaría. Después, una vez Juan Carlos detiene el disparo, hay un penalti de Juan Muñiz a Zozulia. Como la jugada acabó inmediatamente en gol, el VAR no retrocedería. Sin embargo, si esa acción fuera despejada, con el videoarbitraje, debería haberse señalado la pena máxima siempre y cuando no se señale el posible fuera de juego anterior.

Las imágenes hablan por sí solas. Miguel Vieira, deliberadamente, pisa la pierna de Acuña. El árbitro le mostró la cartulina amarilla pero si tuviese la opción de revisarlo en video, el central portugués acabaría el partido antes de tiempo. Este tipo de acciones no tienen cabida en un terreno de juego.

NÀSTIC – MÁLAGA

Después del afortunado gol de Pacheco, el Nàstic intentó arañar un punto en la visita del Málaga. En los últimos minutos se produjo esta caída de Berat Sadik. El mediocentro Adrián González parece que le agarra, aunque da la sensación de que el propio delantero también está usando su brazo izquierdo para agarrar antes de decidir tirarse. ¿Hay agarrón de Adrián? Desde luego que sí, pero el VAR, seguramente, no decretaría la pena máxima con estas imágenes. Como mucho sugeriría una revisión para que el árbitro decidiera.

CÁDIZ – CÓRDOBA

En el Ramón de Carranza se produjeron multitud de acciones que hizo que la afición cadista se fuera molesta, ya no solo por el empate de su equipo. En los primeros minutos, Miguel Flaño usa el brazo con suficiente fuerza como para señalar la falta. El árbitro, sin embargo indicó una falta de Querol. Y parece que el delantero llegado del Reus agarra levemente el brazo derecho del defensor blanquiverde. Eso ya forma parte de la interpretación, pero si se señala una falta anterior, la acción posterior de Flaño ya no puede ser sancionable. El VAR no podría hacer nada al haber sido parada la jugada por falta del atacante.

En esta sí que podría intervenir el VAR. El central Kecojevic quiere controlar el balón con el pecho, y de hecho lo hace, a la par que Luis Muñoz quiere despejar. Golpea en el cuerpo del montenegrino y debería haberse señalado la pena máxima.

Otra vez Luis Muñoz y en esta ocasión por una posible mano. El disparo de Edu Ramos se dirige a portería y el central intenta despejar usando su pecho. No lo consigue y con el brazo tapa algo más, impidiendo que el disparo pueda ser gol. Al ver el rebote del balón y la posición de su cuerpo, simplemente hay que observar que, simplemente usando el pecho, ese balón no saldría rebotado hacia adelante. Por lo tanto algo más debió haber y parece que evita el gol con su brazo derecho. Con el VAR se señalarían los once metros.

También pidió la afición cadista un fuera de juego de Andrés Martín en el gol de Piovaccari. Sin embargo se aprecia que Róber Correa está, al otro costado, rompiendo esa posibilidad. Sigue siendo dudosa la posición pero con esta imagen no se aclara al cien por cien si su posición era antirreglamentaria. El VAR no anularía este gol. 

No hubo ninguna repetición de esta caída de Kecojevic pese a que parece que algo ocurrió. Luis Muñoz de nuevo en la jugada. El central cadista le gana la posición y, de repente, cae al suelo mientra que Muñoz coge un impulso. Da la sensación de que le agarra de la cintura, aunque con la lejanía de la cámara es imposible saberlo. Si el VAR estuviese en uso, además de más cámaras, tendríamos la posibilidad de verla repetida desde otros ángulos. Con esta toma no se puede decidir.

GRANADA – LAS PALMAS

Las Palmas reclamó un penalti tras este fallido intento de despeje de Ramon Azeez. Despeja con la cabeza pero parece que se ayuda del brazo para evitar que el balón se dirija a portería o que le llegue a Rubén Castro. Con el VAR, esta acción requeriría una revisión intensiva de todas las tomas y, sin duda, podría señalarse como pena máxima. 

Este fragmento pertenece a segundos antes del gol del empate del Granada, obra de Quini. Como se puede observar, en el 89:09 de partido, en el disparo de Germán, Antonio Puertas, que después toca el balón, está en posición antirreglamentaria. Con el uso de la tecnología este gol no subiría al marcador.

DERBI ASTURIANO: SPORTING – OVIEDO

Intensidad y emoción nos dejó el partido disputado en El Molinón. Y polémica, mucha polémica. A continuación las acciones que podrían ser alteradas con el uso del VAR:

Los aficionados carbayones se quejaron de un fuera de juego de Djurdjevic poco antes del gol en propia de Bolaño. Es en el 30:52, cuando Babin golpea el esférico (click aquí para ver el fotograma concreto), pero Alanís está saliendo y tiene el pie un poco atrasado. También Djurdjevic está con el cuerpo en dirección a la meta de Champagne, por lo que su parte más adelantada es el hombro derecho. En caso de que sea fuera de juego, es muy justo y con esta cámara es imposible de saberlo con exactitud. El VAR no podría decidir nada en esta situación.

Menos dudas deja el penalti señalado sobre Álex Alegría. Es un penalti innecesario a la par que claro. Bolaño tiene que saber controlarse dentro del área ya que esta acción en cualquier zona del campo es sancionada y en el área no tiene que ser menos. El VAR confirmaría el lanzamiento desde los once metros.

Esta acción en el área sportinguista deja más lugar a la interpretación. El agarrón existe y la dificultad para verlo es mayúscula. Babin está muy listo y Toché, queriendo provocarlo, se deja caer de forma un tanto artificial. Pero ese simple agarrón debería ser sancionado con la ayuda de la tecnología. Si el VAR estuviese en uso seguramente se recomendaría el visionado e, incluso, la señalización del penalti.

Y a segundos del minuto 90 llegó la acción que suponía el empate.  El colegiado señaló la falta de Ibra sobre Peybernes y lo hizo mientras el balón estaba camino a la portería de Mariño. Por lo tanto, en ningún momento dio el gol y luego se retractó. Su primera decisión siempre fue señalar la falta. Con el uso del VAR, el gol tampoco subiría al marcador. Es cierto que Peybernes va un poco al bulto para tapar el disparo de Ibra, pero el delantero golpea al central francés, por lo que la infracción es clara y el libre directo a favor del Sporting fue correctamente señalado.

Si recuerdas alguna jugada que crees que el VAR podría haber cambiado de algún partido de Segunda, ya sea de la próxima jornada o de los partidos de esta temporada, puedes enviarla por los siguientes medios:

El Rincón del VAR de las pasadas jornadas:

Deja un comentario