Un Málaga CF que gana sin gustar

El pasado 24 de marzo, el Málaga logró vencer en Tarragona al Nàstic. Con gol de Dani Pacheco, lograron romper la racha de cuatro partidos sin ganar.

Sin embargo, el juego del Málaga CF no está a la altura de su lugar en la clasificación. Los de Muñiz no son los mismo que empezaron la liga ganando los 5 primeros partidos. En esos partidos los blanquiazules recibieron un solo gol (en el encuentro ya mencionado) y lograron convertir 8 a su favor, distribuidos en Córdoba (3), Tenerife (1), Almería (1), Alcorcón (1) y Lugo (2).

En cambio, en estos últimos 5 partidos, los boquerones lograron 4 goles a favor, contra el Córdoba (1), Osasuna (1), Numancia (1) y Nàstic (1), y recibieron los mismos, para sumar solo 6 puntos.

Una propuesta que no cala en el aficionado 

Más allá de las estadísticas, las propuestas de juego malagueño son muy pobres en comparación con sus rivales. Por ejemplo, en el partido en Soria fueron los pasivos en el juego, mientras su rival buscaba llevarse lo puntos con trabajo.

Como dije una vez, “su  ‘clon’ podría ser el Atlético de Madrid por su juego”. Pero, ahora mismo, no se podría ni comparar con un equipo de 3º regional.

Quien nos iba a decir hace 6 años que el Málaga bajaría a segunda división con un juego lamentable. Con Isco, Joaquín, Julio Baptista y demás estrellas llegaron a plantarse en unos cuartos de final de la UEFA Champions League, siendo eliminado por el Borussia Dortmund con un gol en fuera de juego en el tiempo complementario.

Tras averiguar la opinión sobre los aficionados de la liga y del equipo, la mayoría de personas creen que el juego malagueño es de los peores de la competición. Más de un hincha comentó que es más importante ganar que jugar bien. Además, otros casos aparte me respondieron que el equipo debería estar en la parte baja de la tabla.

Poniéndome la camiseta de aficionado, espero que la situación en el equipo malagueño cambie para mejor. Porque la victoria también se puede alcanzar a través del juego. Y con ello, el ascenso. Que Muñiz nos lea.

Deja un comentario