El Nàstic dejó escapar ante el Málaga otra oportunidad para engancharse a la lucha por la permanencia. Con 24 puntos en 31 jornadas son los números del conjunto grana, que tiene por delante once finales para lograr lo que ahora mismo muchos ven como un milagro. Sin embargo, si se analiza la situación con algo más de detenimiento, el milagro quizás se acaba quedando en machada.

Afición rendida, ¿antes de tiempo?

El partido del pasado domingo en el Nou Estadi sirvió para confirmar los presagios de las últimas semanas. La afición grana, que debería jugar un papel fundamental en este tramo final de la temporada, parece que ya ha entregado la cuchara. Razones no les faltan, pero el equipo necesita su activo si quiere luchar hasta el final por seguir un año más en Segunda División.

Nàstic

Los jugadores del Málaga celebrando el gol ante la mirada de la afición del Nàstic. Foto: LaLiga

El Málaga no hizo nada del otro mundo y se llevó la victoria de Tarragona. No es la primera vez esto en el Nou Estadi este año, pero la del pasado domingo pareció ser la derrota definitiva. El equipo de Enrique Martín venía de ganar al Albacete y de plantar cara al Real Oviedo en el Tartiere. Pero el gol de Pacheco cayó como un jarro de agua helada sobre los aproximadamente 5.000 aficionados tarraconenses que presenciaron el encuentro. Estos hace semanas que no miran el resto de resultados. Y no lo hacen porque no ven un equipo capacitado para lograr las victorias que se necesitan para salir del pozo. Sin embargo, quedan aún dos meses de competición y algunas razones para creer en este Nàstic.

Permanencia más “barata” que nunca

Pese a que esta temporada ningún equipo se ha descolgado del todo en la zona baja (obviando al Reus), es más que probable que no sean necesarios los ya famosos 50 puntos para lograr la permanencia. Factor sin duda que juega a favor de los intereses del club catalán. Aunque no lo parezca por el contexto, el Nàstic no es el colista de la categoría, tiene todavía por detrás al Córdoba, aunque psicológicamente la situación pueda ser diferente.

Hay muchos más equipos en apuros, pero la clasificación siempre acaba dictando sentencia en estos casos. Pero volviendo al tema anterior, es más que probable que si ambos equipos consiguen enlazar un par de triunfos, la presión para el resto aumente todavía más y puedan aprovecharse de ello tanto andaluces como catalanes.

Nàstic

Sadik celebrando el gol de la victoria frente al Albacete. Foto: LaLiga

Calendario que invita a reaccionar

No hay que olvidar que el Nàstic se ha enfrentado en las últimas seis jornadas a seis de los ocho primeros clasificados. En total, una victoria, un empate y cuatro derrotas. Pero en ninguno de los seis partidos el equipo se vio desbordado por el rival.

De las once jornadas que restan, en seis de ellas el Nàstic se va a medir a rivales de la zona baja. 18 puntos en total, de los cuáles 12 se los van a jugar en el Nou Estadi. Numancia, Extremadura, Elche Lugo serán los rivales, mientras que Real Zaragoza Córdoba deberán recibir a los grana en otras dos finales.

Deja un comentario