El Real Sporting ya está aquí 

Quien lo iba a decir entonces, cuando el Real Sporting caía derrotado en el primer derbi de la temporada en el Carlos Tartiere. Entonces, Rubén Baraja fue relevado en el cargo como técnico sportinguista, las expectativas de la temporada eran realmente pesimistas y parecía realmente complicado que el caminar de la temporada pudiese terminar encauzado.

Real Sporting

El Sporting celebra su gol en Tenerife | eldia.es

Sin embargo, el Real Sporting ya está aquí. Sin hacer demasiado ruido, con cinco victorias en sus últimos seis encuentros. Pero, sobre todo, con un plan, uno que se dirige hacia exprimir las cualidades de los jugadores, conocer sus fortalezas y buscar la fórmula exacta para que sean ellas las que sobresalgan sobre las debilidades. José Alberto lo ha hecho. Ha virado el caminar del equipo, ha entendido la idiosincrasia de su plantilla en tiempo récord y hoy, el Sporting es de nuevo candidato al playoff.

Una evolución hacia la revolución 

Y es que en Gijón muchas cosas han cambiado. Veníamos de un equipo que con Rubén Baraja cuidaba extremadamente el aspecto defensivo. Efectivamente, una de las mayores fortalezas de la plantilla sportinguista reside en la zona de retaguardia. Sin embargo, con el ‘Pipo’ la obsesión era ver a todo el equipo defendiendo, junto atrás, demasiado. De esta forma, defensivamente el conjunto funcionaba, pero ofensivamente era inoperante e inofensivo. Djurdjevic, en ese contexto, era un náufrago en un pequeño islote en el que no podía alcanzar ninguna recompensa. Las virtudes de los jugadores quedaban escondidas y, de hecho, parecían no poseer ninguna más que la defensa de la portería. Todo ha cambiado.

Porque con José Alberto, la seguridad defensiva continúa siendo el denominador común. Con Babin o Peybernes formando como pareja de centrales, sumado al trabajo específico en dicha parcela en el día a día, era un matiz prácticamente asegurado. Desde ella, el nuevo técnico ha querido construir el resto de las cualidades de su equipo. Una medular que combine recuperación y trabajo con talento y distribución. Dos bandas que sean capaces no sólo de ayudar en tareas defensivas, sino también de amenazar a las defensas rivales. Electricidad, atrevimiento y verticalidad para hacer daño al rival y no sólo protegerse.

Real Sporting

Djuka, que viene el lobo | Imagen de Tato Ruiz

Y arriba, una dupla que aporta al equipo mucho más allá de los goles. Ahora Djuka no es un islote, ahora su trabajo está al servicio del equipo y tanto los tangibles como los intangibles se vuelven visibles a la visión del espectador. A su lado, un Álex Alegría que ha llegado como un soplo de aire fresco a Gijón. Trabajo, movilidad, inteligencia y también gol, aunque en este caso haya llegado acompañado de la fortuna, que también es necesaria para convertir la evolución en revolución.

El sueño aún es posible

A día de hoy el Sporting se coloca a sólo tres puntos del playoff. Si bien es cierto que van a ser cinco, toda vez que el RCD Mallorca tenga sumados sus tres puntos ante el Reus. Sin embargo, las sensaciones son las que hacen al sportinguismo poder creer que es posible. Porque están viendo a un equipo realmente eficaz en ambas áreas. Expeditivo en la propia y efectivo en la contraria. El sueño aún es posible. Nos espera un final de temporada realmente apasionante en el que todo, absolutamente todo, está por decidir.

Deja un comentario