Ruibal y Varela, pareja letal

La situación del Rayo Majadahonda tras el mercado invernal, no se puede negar, era de auténtica incertidumbre. Salidas y entradas, pero especialmente encontrarse de repente sin su referente, Aitor García, suponía pasar a una situación realmente compleja. Llegaron jugadores, como Héctor Hernández, Dani Romera o el propio Manu del Moral y sin embargo, con el paso de las semanas, han sido dos piezas que ya se encontraban entre los de Iriondo, Aitor Ruibal y Fede Varela, las que han dado un paso adelante para liderar un proyecto que cada vez vislumbra más de cerca el objetivo: permanecer, al menos una temporada más, entre los 42 elegidos.

Ruibal

Portada alternativa, por Diego Tejera

Se trata de Aitor y Fede, Fede y Aitor. El argentino, cedido por el Oporto, viene realizando una temporada muy lineal, de buen tono, de nivel elevado. Sin embargo, en esta segunda vuelta ha ofrecido un paso adelante. Más allá de su talento y calidad, ha demostrado una dosis de personalidad de la que quizá se dudaba. En los últimos envites, ante el Almería y el Deportivo, ambos a domicilio, ha ofrecido sendas exhibiciones, dos masterclass de auténtico lujo para ayudar a su equipo a sumar un punto en tierras andaluzas y los tres en las gallegas.

El catalán, cedido por el Real Betis, ya en la primera vuelta del campeonato, compartiendo delantera con Aitor, había dado muestras de su calidad, movilidad y capacidad de definición. Sin embargo, ha sido ahora, y tras superar una lesión inoportuna, cuando se ha desatado. Dos dobletes consecutivos, para alcanzar ya las 11 dianas en la competición liguera que debe servirle de trampolín para continuar escalando etapas en su carrera.

Juventud y desparpajo, seña de identidad

Y es que la juventud y el desparpajo se han convertido en seña de identidad no sólo de la pareja de moda en Majadahonda, sino del equipo en general. Un conjunto, el majariego, que es capaz de plantar cara sin complejos a cualquier rival, sea cual sea su nombre e independientemente del escenario. Los de Iriondo saltaron a Riazor sin complejo alguno, con personalidad y atrevimiento, conscientes de que la salvación se gesta en cualquiera estadio y de que aquí, en la Liga 1|2|3, nadie es mejor que nadie. Ningún equipo es invencible y cualquiera vence a cualquiera.

Quizá esa juventud insultante sea una de las claves de esa forma de afrontar los partidos, de ese modo de entender el fútbol que tiene un equipo que esta temporada ha sorprendido a todos precisamente por ello. Por el atrevimiento y por lo atractivo de su juego, en su estreno en la LFP. Esa juventud también la ejemplifican estas dos perlas que, en calidad de cedidos, están llevando al Rayo a la salvación con paso firme. Con 22 y 23 años, Fede Varela y Aitor Ruibal son dos de las grandes revelaciones de la temporada en la Liga 1|2|3. ¡Vaya par!

Deja un comentario