Aleix Febas, el mentalista

En el fútbol encontramos variedad de tipos de futbolista. Ofensivos, defensivos, destructores de juego, creadores del mismo. Por poner varios ejemplos, aunque, evidente, se pueden realizar multitud de catalogaciones adicionales. Entre ellas, se pueden establecer por diversos factores o cualidades. El jugador creativo, el de clase, es uno de ellos. Una cualidad, la clase, de compleja definición. Sin embargo, aquel que la posee, disfruta de un elemento distintivo y diferencial. Ahí, entre los futbolistas elegidos, se encuentra Aleix Febas. El jugador del Albacete Balompié, cedido por el Real Madrid, podría ser catalogado como ‘El Mentalista’ de la Liga 1|2|3.

Entre las cualidades del mentalista, se encuentra la agilidad mental. Es ahí, en dicho contexto, en el que encaja perfectamente la definición de Febas como jugador. El arte de ejecución de las ideas, la facilidad para hacerlo y el toque de magia para controlar la escena y el escenario otorgan a jugadores como Aleix la capacidad para convertir en realidad las ilusiones de la imaginación.

Febas, la magia al servicio del Albacete 

Por ello, Febas posee ese toque especial que parece definir a los genios del esférico. Con naturalidad, sin dificultad aparente, es capaz de imaginar la mejor opción en el momento ideal. Esa capacidad no está al alcance de muchos y permite al jugador elevar su importancia para el grupo por generar aquello que la mayoría no alcanza.

Aleix Febas

Febas celebra su último gol | Diario AS

La importancia de Aleix Febas en el Albacete comienza en dicho contexto. Localizado aparentemente en el doble pivote, junto a Dani Torres, la inteligencia para leer el juego le permite virar el sistema del equipo en función de las necesidades. Generoso en el esfuerzo, Aleix ha mejorado en el posicionamiento defensivo y en la riqueza táctica para permitir al queso mecánico actuar con un sistema atrevido. En él, en fase ofensiva, emerge esa agilidad de mente que le permite manejar el tiempo y el espacio a la perfección.

Magia ofensiva para aumentar la efectividad del grupo 

Así cuando el Alba ataca, Febas abandona su posicionamiento natural en el equipo para incrustarse en la mediapunta. Desde ahí, la imaginación se impone. El tiempo se detiene al son de su mente y aparecen los pases filtrados al espacio, encontrando a sus compañeros en posiciones favorables. Fabricando sueños y ejecutando milimétricamente lo que su cabeza inventa. Esa magia es la que genera fútbol y ocasiones, permitiendo a su equipo aumentar su efectividad ofensiva.

Aleix Febas

Febas, capital para el Alba | VAVEL

A ello, el canterano madridista ha añadido capacidad goleadora, como demuestran sus cifras en el actual tramo de campeonato. Y con todo lo descrito, las defensas rivales sufren para contener el caudal de fútbol que genera. Prueba de ello, las 94 faltas que ha recibido, que le convierten en líder en dicha faceta.

Con tal carta de presentación, no es difícil imaginar que los ojos del mundo futbolístico estén fijados sobre él. Aunque de momento Aleix se centra exclusivamente en llevar al Alba a Primera, a buen seguro que paralelamente su nivel ya le sitúa en el escaparate para alcanzar la cima de manera inminente.

Deja un comentario