Juan Ramón López Muñiz, en la cuerda floja

El Málaga CF regresó a la categoría de plata el pasado verano con la intención de permanecer un único curso en su particular infierno. Para ello, apostó por un técnico que ya conocía el éxito en la Costa del Sol. Que además había ascendido con el Levante de manera autoritaria hace escasas temporadas. Con una plantilla rica en calidad y extensa en número, los malaguistas afrontaban con optimismo el objetivo del retorno. Juan Ramón López Muñiz era el elegido para alcanzarlo.

Muñiz

Muñiz, cuestionado

Y así, la temporada se inició según lo previsto. Un Málaga reconocible, pragmático, que sumaba de tres en tres con eficacia. El juego, sin embargo, distaba de esos espléndidos resultados. Pero el déficit de fútbol quedaba camuflado convenientemente bajo la incontestable clasificación. Ahí, el equipo andaluz no flaqueaba, ocupando de forma habitual la zona de ascenso directo.

Complicaciones físicas y primeras dudas 

Sin embargo, con el paso del tiempo las complicaciones comenzaron a aparecer. Las lesiones llegaron a la plantilla y, ante ellas, las complicaciones para mantener la fiabilidad. En consecuencia, las dudas y los primeros quebraderos de cabeza para mantener el bloque.

Los resultados ya no eran incontestables e incluso el equipo abandonó las posiciones de ascenso directo. Muñiz ha buscado soluciones continuamente aunque no han terminado de surtir el efecto deseado. El ascenso directo se aleja y el tiempo se agota. Los focos apuntan al banquillo a falta de tan sólo 9 jornadas.

La amenaza se sitúa sobre el técnico 

Así, y por primera vez en toda la temporada, Muñiz se encuentra cuestionado. Sólo una victoria en los últimos siete encuentros y la distancia con el ascenso directo situada en seis puntos. No hay margen para el error y la próxima será una final no sólo para el Málaga sino también para su técnico.

Muñiz

Muñiz, dando órdenes | Diario MARCA

Y es que el Málaga no ha destacado por su juego en toda la temporada, pero lo que no se puede permitir, en ningún caso, es apartarse de la lucha por el ascenso directo. Es vital y para ello, ganar al Extremadura, un paso obligado.

Deja un comentario