LaLiga 1|2|3 hay que exprimirla hasta la última gota. Hay que leérsela hasta el último capítulo. Cuando se acerca el final, es cuando empieza la verdadera batalla. Y eso, es lo que está haciendo el Albacete Balompié de Luis Miguel Ramis. Pelear salvajemente hasta el final. En una competición tan igualada como imprevisible, dónde los “grandes” caen semana sí y semana también, los manchegos practican un fútbol fantástico que utilizan como salvoconducto para volver a entrar en los puestos de ascenso directo.

Albacete

Eugeni celebra con Febas | La Liga

Granada, Málaga o Deportivo de La Coruña son equipos que parecen haber levantado un poco el pie del acelerador, por lo que no han podido evitar que el cuadro albacetista les adelante. Y no lo han hecho en una jornada cualquiera. El partido que iba a juntar la mayor aglomeración de personas en lo que va de temporada en el Carlos Belmonte (13.323 espectadores) enfrentaba a los locales al Elche CF. A los dirigidos por Pacheta. Uno de los equipos más rocosos de la categoría de plata.

El Elche, venido a más en la segunda vuelta

Su puesto en la tabla clasificatoria es muy engañoso. No son los duodécimos clasificados, son el mejor equipo de los dos últimos meses. Y no es por casualidad. Es fruto del duro trabajo de un técnico que ha construido un auténtico bloque, un equipo sólido y compacto muy difícil de enfrentar. Una entidad a la que además, le sentaron de maravilla las incorporaciones del mercado invernal. El mismo Ramis lo reconocía días antes del partido: “El Elche ha sido un equipo valiente durante toda la temporada. Varios de sus jugadores están en un buen momento individual. Es un rival peligroso”.

Encuentro con sabor a Primera 

Pero el Albacete no se caracteriza precisamente por echarse atrás ante el peligro. Si no, no habría empezado la jornada en el tercer puesto, y mucho menos la habría terminado en el segundo, porque a pesar de que no lograron superar completamente a los franjiverdes, los méritos fueron suficientes para regresar al lugar con el que llevan soñando toda la temporada.

Albacete

Jérémie Bela en acción | Albacete Balompié

El ascenso directo pasaba por el partido del Belmonte, el cual, simplemente se puede definir como un partidazo. Pero cómo no iba a serlo con los ingredientes de los que se disponía: dos de los mejores momentos de forma de la liga, dos de los mejores entrenadores, más de 1200 aficionados visitantes, mejor entrada en el feudo local y varios de los futbolistas más determinantes. Siguiendo al pie de la letra la receta, se cocinó el que fue el plato principal del día.

Las bandas marcaron el compás del partido

Ya desde el inicio de la contienda, se intuía que iba a ser una guerra. La intensidad se podía ver, respirar, e incluso sentir. Ambos equipos querían dominar y llevar el peso del encuentro, y como bien adivinó Pacheta el viernes, cuando comentó a los medios que sería un partido de muchos centros, las bandas fueron claves. Liderar la banda significaba liderar el choque.

Albacete

Álvaro Peña, uno de los destacados | Albacete Balompié

En un principio, fue el Albacete el que se impuso en esta faceta. Tejero y Borja Herrera, aprovechaban los huecos que dejaban atrás Iván Sánchez y sobre todo Josan, quien estuvo perdido en tareas defensivas, para atacar sin piedad a los ilicitanos. Pero Pacheta supo reponerse bien del golpe, y contraatacó por su banda derecha, con Iván Sánchez complicándole la vida a un Borja Herrera que incluso llegó al descanso con tarjeta amarilla. Le estaba costando mucho detenerle. Y eso que Ramis ya había advertido a los suyos de que “había que minimizar la banda de Iván”.

El Alba y su versión efectiva

Parecía que el ‘Alba’ iba a necesitar recuperar esa versión en la que con media ocasión hacían un gol, pues el Elche se le estaba empezando a atragantar. Y de hecho, en parte la recuperó. Porque a falta de oportunidades, un mago las sacaba de la nada. Eugeni puso el 1-0 en una jugada que, básicamente, se la inventó. Sus movimientos para encontrar el espacio para disparar, y su ejecución, que realmente fue un pase a la red, fueron de otra categoría.

Albacete

Desplazamiento masivo de afición de Elche | La Liga

Entonces fue el entrenador local quien movió ficha. Introdujo a Acuña, instaló un 4-4-2 y obtuvo “mayor frescura con el balón”. “Buscábamos energía para presionar a sus centrales y hacerles daño mediante Acuña al recuperar el balón. Borja además comenzaba a sufrir un poco en banda izquierda y de esta manera nos hemos reorganizado”, declaraba Ramis sobre esa modificación.  El cambio surtió el efecto deseado. El Albacete calmó el partido con el marcador a favor y este parecía cerrado definitivamente. Pero Tomeu Nadal, que no ha tenido fallos esta temporada, vería como su actuación perjudicaría a su equipo. Una imprecisión a la hora de recoger un balón supuso la igualada de Carlos Castro y el reparto de puntos final.

Ambos técnicos, felices con el empate

No obstante, todos contentos con las tablas. Los manchegos entran en el ascenso directo y dependen de sí mismos para esa lucha, mientras que los franjiverdes se consolidan en la mitad de la tabla y se llevan el “triunfo” de no salir derrotado del Carlos Belmonte, uno de los estadios más complicados del campeonato.  “Hemos hecho un gran partido. Hoy he visto a mi equipo volver a competir de manera muy alta. En ningún momento se ha desconectado del partido, siempre han estado dentro. Estoy satisfecho de lo que he visto”, explicaba Pacheta sobre la gran actuación de los suyos.

La hora de la verdad

Ya ha comenzado la cuenta atrás. A LaLiga 1|2|3 le queda menos de un suspiro. En ocho fechas, ya sabremos qué equipos tomarán el ascensor de Primera sin pasar por el fango de los ‘playoffs’ y que equipos descenderán a la Segunda División B. Saber qué sucederá es imposible, pero lo que sí se sabe, es que ante el despiste de sus rivales, el Albacete Balompié se ha vuelto a colar en los puestos de mayor privilegio, desde dónde ya están llamando a las puertas del cielo.

Deja un comentario