La Ley Ontiveros se instala en el Málaga 

Hay jugadores cuyo talento es tan evidente que se clava en la retina. Y de ellos, los hay a los que no se deben poner obstáculos para que dicho talento emane. Dentro de esta especie, sin duda, hemos de situar a Javi Ontiveros.

El marbellí tiene en sus botas veneno para el contrario y para inyectarlo precisa confianza y libertad. Hasta la fecha se había mostrado cohibido, y en tal tesitura, la serpiente parecía inofensiva. Sin embargo, y con la llegada de Víctor Sánchez del Amo, Ontiveros ofrece señas de liberación. Si esas señales obtienen continuidad, la Ley de Ontiveros amenaza con propulsar las opciones de su equipo, el Málaga CF.

Ontiveros, una serpiente en libertad que amenaza con su veneno

Porque Ontiveros entiende el fútbol de una forma especial. Sin excesivos encorsetamientos. Acostado en el flanco izquierdo, pegado a la cal, es una amenaza constante para el rival. Porque sus botas poseen una magia especial y porque sus cualidades innatas le llevan a ello. Verticalidad, atrevimiento, electricidad, regate y desborde. Si puede encarar, lo hará. Y si inicia el desborde, detenerle no será tarea sencilla.

Ante dicho panorama, al defensor le quedan opciones muy definidas. Vigilancia constante y reducir los espacios en el marcaje. Además necesitará de ayudas, porque en el enfrentamiento directo difícilmente no sea derrotado. Ese es el valor de jugadores como el malagueño. No sólo el peligro que supone para el contrario, sino los recursos que le obliga a emplear para minimizar daños. Ello suma para el equipo, ya que ofrece ventajas que se pueden explotar en diversas fases del juego.

Ontiveros

Ontiveros, doblete en Santo Domingo | El Desmarque

Un jugador individualista por definición, pero que por sus características también suma al colectivo, casi sin pretenderlo. En Santo Domingo, ante el Alcorcón, ofreció una Masterclass en dicho sentido. El malaguismo, en parte gracias a Javi, vuelve a soñar con todo.

Un extraordinario futbolista que se sale del guión 

Javi Ontiveros se sale del guión establecido y eso es exactamente lo que necesitaba el Málaga. Lo que requiere un equipo plagado de grandes nombres que desplegaba un juego mediocre. El Málaga necesita resultados, sí. Con Víctor Sánchez del Amo, tras una primera muestra, podríamos pensar que los buscará a través de la fórmula que suele otorgarlos: el buen juego y el atrevimiento. Sin el encorsetamiento ni los planteamientos atemorizados. En ese contexto, jugadores como Ontiveros son oro puro. Y por lo mostrado, está en disposición de asumir esa responsabilidad. La de imponer en el Málaga, desde ya, la Ley Ontiveros.

Deja un comentario