Están siendo unos días muy ajetreados en la Segunda División. Hay demasiado vaivén de entrenadores a menos de dos meses para acabar la liga. Se notan los nervios en directivas, banquillos, jugadores y aficionados ya que todos saben cuál es su lucha y qué necesitan para lograr el objetivo actual. En esta jornada, la 35ª, se han producido algunas acciones que el VAR corregiría para hacer el partido más justo y otras que, pese a las protestas, no sufrirían ningún cambio. Además, en el Tenerife-Almería, hubo una jugada con mucha polémica. Pero, como siempre, empecemos por orden cronológico:

ALCORCÓN – MÁLAGA

Debut de Víctor Sánchez del Amo como entrenador del Málaga y no pudo hacerlo con mejor pie. Victoria contundente pero que tuvo una acción polémica en el área que defendía Munir. Sangalli controló con el pecho y Fede Ricca, llegando por su lateral, desplaza con su cuerpo al extremo vasco. El colegiado no señaló nada y, por lo visto en las imágenes, seguramente el VAR no cambiaría su decisión. Parece una carga legal hombro con hombro, entre un jugador que quiere controlar, por lo que va con menor tensión, y otro que busca desequilibrar al rival con ese choque de hombros. Acción legal.

LUGO – GRANADA

Pasado el primer tercio del partido disputado en el Anxo Carro se produjo esta jugada dudosa. El Granada reclamó penalti sobre Rodri Ríos y, en efecto, existe. Josete llega pasado de revoluciones, algo normal en una acción tan clara como esa, y atropelló al delantero. Pero segundos antes Antonio Puertas metió a Juan Carlos dentro de la portería. No fue de forma intencionada pero el empujón es suficiente para impedir al guardameta realizar su labor. Por lo tanto, de usarse el VAR, se señalaría falta de Puertas y no el posterior penalti sobre Rodri.

Miguel Vieira, el central del Lugo, lleva unas semanas ganándose una expulsión. Ante el Albacete, en el mismo fondo pero diferente lado de la portería, pisó a Acuña y esta semana decidió soltar la pierna a Puertas. El portugués debe medirse porque si el árbitro lo ve, debería expulsarle y quizás le costaría una sanción más allá del habitual partido de suspensión de rigor. En esta jugada el propio Puertas responde con otra patada una vez sufrió la del futbolista lucense. El árbitro tomó una decisión salomónica y amonestó a ambos futbolistas pero bien podrían haber sido expulsados, siendo Vieira el que inició todo.

En el tiempo de descuento, con el Lugo volcado al ataque, Quini encontró un hueco para buscar la sentencia y llegó al área lucense. Gerard Valentín no lo derriba, sino que el propio Quini ya va desequilibrado y, cuando intenta interponer el cuerpo, cae por esa inercia que lleva. El VAR no señalaría la pena máxima.

ALBACETE – LAS PALMAS

El Albacete de Ramis sigue en ascenso directo y lo hizo gracias a un gran partido ante una UD Las Palmas sin rumbo fijo. Sin embargo, el primero de un carrusel de goles (tres en tres minutos) no debió subir al marcador. En el momento del centro de Susaeta, Jérémie Bela tiene su hombro adelantado con respecto a los defensas amarillos. Es muy difícil de ver ya que son centímetros pero el VAR lo anularía. Es cierto que el gol es de Lemos en propia puerta pero aún así está influído por la posición antirreglamentaria del atacante francés que hace ademán de jugar el esférico.

En la primera parte del Belmonte también hubo un posible penalti por caída de Zozulia. Sin embargo, como se aprecia en la imagen, en el momento del control con el pie del delantero ucraniano ya se empieza a caer y el contacto de Cala es con su cuerpo ante un Zozulia ya desestabilizado. No existe opción de penalti y el VAR ni siquiera sugeriría la revisión al colegiado.

DEPORTIVO – EXTREMADURA

Más dudas genera esta acción ocurrida en Riazor. El Dépor intentaba remontar un choque que se le había puesto cuesta arriba y se encontraba con un gran Casto. Tras un rechace de éste, Quique cayó en el área ante la presión de José Antonio Pardo. Esta jugada recuerda a la del penalti señalado a Manu Vallejo en el Cádiz-Albacete. Pero mientras en el Carranza, tras pausar las imágenes sí se apreciaba un ligero contacto, en esta simplemente se ve que Quique golpea al suelo. Por lo tanto, ni con el VAR se señalaría el penalti aunque sí podría haber sido un caso para que el colegiado fuese al monitor a revisarlo.

REAL OVIEDO – CÓRDOBA

El Carlos Tartiere reclamó un penalti sobre Ibrahima Baldé cuando el partido iba 2-1. En directo la jugada no parece ser merecedora de sanción pero con la repetición más cercana se aprecia cómo Chus Herrero usa su mano izquierda para agarrar a Ibra que, a su vez, ya estaba prácticamente cayendo. La intensidad del agarrón es muy difícil de clarificarla mediante las imágenes y, por ello, el VAR no suele entrar en estas acciones al no considerarla como un “error claro y manifiesto”. Pero, en el caso de que el colegiado señalase la pena máxima, el VAR tampoco podría corregir porque el contacto existe. Es uno de esos casos que lo que diga el árbitro es lo que va a prevalecer al no haber un fallo grave por parte del trencilla.

TENERIFE – ALMERÍA

Esta jugada entre José Antonio Romera y Filip Malbašić tendría la misma resolución que la vista anteriormente en el Real Oviedo-Córdoba. Hay contacto, hay un agarrón, pero la intensidad del mismo es imposible de saber. Por lo tanto el VAR no corregiría y, como mucho, recomendaría al árbitro volver a verla en el monitor para que tomase una decisión. Desde luego, a partir de la temporada que viene, los defensores tendrán que tener mucho más cuidado con el uso de los brazos/manos dentro del área.

Y esta es la jugada más interesante de esta jornada. El Tenerife estaba atacando y Yan Eteki derriba a Luis Milla justo al borde del área con un empujón por la espalda. Es fuera del área, por lo que no sería penalti. Si todo acabase ahí, la jugada no sería revisada por el VAR al confirmar que sería más allá de los 16 metros y medio que mide el área de penalti. Sin embargo, tras el despeje, el Almería montó un contragolpe que acabó con una falta bastante clara de Dani Hernández sobre Álvaro Giménez dentro del área.

No hay dudas de la infracción del portero venezolano pero el VAR está para evitar algunas injusticias y, en este caso, esa acción es posterior a una falta clara cometida por el equipo que se vería beneficiado. Así que se retrocedería esos 15 segundos que hay entre una acción y otra y el Tenerife tendría un libre directo desde la media luna del área de René. Sería un cambio drástico en cuanto a lo que ocurrió finalmente, ya que Álvaro materializó el penalti y puso al Almería con un 0-2 a su favor.

ELCHE – OSASUNA

El último partido de la jornada, el del lunes, también dejó alguna jugada para ser revisada. En primer lugar está la caída de Javi Flores ante Nacho Vidal. El defensa osasunista intenta estorbar pero no parece cometer ninguna falta. Mientras, el mediocentro cordobés del cuadro ilicitano se deja caer en cuanto ve que el pase de Nino es demasiado largo. El VAR revisaría la acción para confirmar que, en efecto, no hay penalti. Por desgracia las repeticiones de esta jugada no eran del todo claras.

Esta acción no fue protestada en el campo por ningún jugador de Osasuna pero al ver las imágenes repetidas se puede ver claramente la infracción. En el momento del remate de cabeza de David García, el jugador del Elche Manuel Sánchez tiene el brazo muy abierto y detiene el cabezazo con su mano. Es totalmente involuntaria pero está cortando una acción de peligro mientras tiene el brazo en una posición no natural. Así, el VAR recomendaría al árbitro señalar los once metros.

Estas han sido las acciones que podrían tener la intervención del VAR en la jornada 35 de Segunda División. Si recuerdas alguna jugada de esta temporada que crees que el VAR podría cambiar, puedes enviarla por los siguientes medios:

El Rincón del VAR de las pasadas jornadas:

Deja un comentario