Osasuna y Albacete se miden en un duelo de Primera

De Primera. Así se define el rendimiento que, hasta la fecha, han ofrecido Osasuna y Albacete. Y gracias a dichas prestaciones, ambos se encuentran ocupando plaza de ascenso directo. Por suerte o por desgracia para ambos aún quedan siete jornadas, seis después de que hoy se enfrenten en El Sadar.

Actualmente, probablemente el mejor duelo que se pueda disfrutar en la categoría de plata. Dos plantillas completas, equilibradas y repletas de calidad. Dos conjuntos que, además son bloques compenetrados, con estilos diferentes pero diferenciados. Interiorizados. En la conjunción se encuentra la riqueza de rojillos y manchegos. De navarros y mecánicos. Ampliemos.

Osasuna, la garra que sueña en rojo

Osasuna es garra. Una cualidad que acompañó al club navarro prácticamente siempre que destacaron. Precisamente uno de los grandes ausentes hoy, Oier Sanjurjo, es el ejemplo perfecto de dicha esencia. Una ausencia que, afortunadamente, puede ser suplida por muchas otras facultades que definen a Osasuna como conjunto esta temporada.

Bajo el mando de Arrasate, los rojillos son un equipo de ideas claras. De empaque, carácter, despliegue. Son el noveno equipo menos goleado, un déficit que suple con clarividencia ofensiva. Con 50 goles, ningún equipo alcanza las cifras goleadoras osasunistas. Hasta doce jugadores han visto puerta, algo que habla de la variedad de recursos que maneja el equipo. Sin un ‘nueve’ clásico, Juan Villar domina la estadística con 11 goles. Los mismos que Roberto Torres, que junto a Rubén García son el distintivo de calidad del líder. La doble ‘R’ domina el mundo de plata.

Albacete, el aspirante a Queso Mecánico 2.0

Y si Osasuna sueña, el Alba podría considerarse delirando. De grandeza, de meritocracia. Luis Miguel Ramis capitanea un proyecto que nació en verano a golpes de ilusión. Los manchegos rebosan calidad y lo certifican dominando las áreas. La propia, en la que se convierten en el segundo equipo menos goleado, sólo por detrás del Granada. Y en la ajena, y es que sólo el propio Osasuna y Cádiz tienen mejores cifras realizadoras.

Albacete y Granada

Aleix Febas, el mentalista

Un Tomeu Nadal superlativo echa el cerrojo. Jérémie Bela y Zozulia zarandean al rival, con la inestimable compañía de los Eugeni, Manaj o Febas. O un Susaeta cuyo guante en el pie nutre a sus compañeros con veneno. Dani Torres hace olvidar a Erice y Aleix Febas es ese mentalista que teje el juego manchego vistiéndolo de seda. Así, Albacete es delirio y todo su entorno ha creado el marco idílico para convertir sueño en realidad.

Osasuna y Albacete, un escaparate de plata

Un enfrentamiento, como referíamos, entre dos equipos con similitudes, aunque a la vez distanciados en ideas futbolísticas. Dos bloques reconocibles con individualidades exquisitas. Una tarde para que los amantes de la categoría de plata disfruten de los Tomeu, Tejero, Febas, Bela, Zozulia, Clerc, Rubén García, Roberto Torres, Villar o Fran Mérida. Un auténtico escaparate para un fútbol, el de plata, que se tiñe de oro cada semana.

Deja un comentario