CD Tenerife, resacón blanquiazul

Como ya habíamos avanzado en la previa, el CD Tenerife llegaba al derbi canario en alerta amarilla. Una derrota significaría un varapalo difícil de asumir y de revertir en la fase final del campeonato. En ella, el Tete va a pelear por eludir el descenso. Eso era casi inevitable independientemente del resultado en el derbi, pero la derrota haría que dicha lucha contase con un estado de nervios considerable. Era un encuentro de vital importancia para el Tenerife y para Oltra, y el encuentro se puso cuesta arriba cuando Cedrés adelantó a los de Gran Canaria en la segunda mitad. La tragedia se mascaba en el Heliodoro.

Victoria y resacón blanquiazul

Por fortuna para los blanquiazules, fueron capaces de voltear una situación dramática. El Tenerife demostró que, pese a que como equipo la temporada está siendo deficiente, el carácter y la garra pueden agarrarles a la categoría de plata. A ella se aferran y un nombre propio sobresale sobre el resto: Carlos Ruiz. El capitán blanquiazul sobrepasaba los 200 encuentros como jugador del Tete y lo hizo a lo grande. Primero, empatando el encuentro con un gol que le define en acciones ofensivas. Y posteriormente, realizando una jugada extraordinaria, en la que pareció el extremo que en realidad no es, para servir en bandeja a Naranjo el gol de la victoria.

CD Tenerife

Carlos Ruiz, celebrando | Diario de Avisos

Carlos Ruiz fue, sin duda, el icono de lo que el Tenerife debe ser si desea continuar en el fútbol profesional. En realidad, fue el ejemplo de lo que está siendo un equipo al que por fútbol no le llega, pero sí lo hace por voluntar, lucha y carácter. Una remontada más épica para los blanquiazules, y van unas cuantas esta temporada, para continuar dejando la zona peligrosa a una cierta distancia.

La celebración se alargó durante toda la noche entre la afición tinerfeñista y la resaca hubiera sido completamente dulce de no ser por la victoria del Lugo en la mañana de hoy ante el Almería, que no permite a los de Oltra relajación. En cualquier caso, el derbi canario cayó del lado local y la alerta amarilla parece haber desaparecido en la isla. Ahora toca continuar trabajando para que, en las próximas semanas, no regrese a amenazar por el Heliodoro. De momento, Tenerife disfruta de un dulce resacón post derbi.

Deja un comentario