A excepción de su último partido ante el Zaragoza (0-3) el Extremadura se mantiene en su mejor racha de la temporada. Solo hay que ver los últimos partidos, siendo una derrota y cinco victorias. Victorias ante equipos, según la tabla, superiores. Por ejemplo: los partidos ganados de visitantes en La Rosaleda y en Riazor.

Está claro que parte de la culpa recae sobre Manuel Mosquera, el que un día fue ídolo del club. Él los ha dirigido en 11 partidos, consiguiendo 22 puntos de los 33 posibles. Repartidos en siete victorias (incluyendo al Reus), un empate y tres derrotas.

La goleada ante el Zaragoza  fue una de las más abultadas de la temporada para los azulgranas (junto a la recibida en casa ante el Sporting, con el mismo resultado).

Un Extremadura reconocible 

Sin duda, el técnico ha entendido que si todo funciona bien es mejor no cambiarlo. Es por eso, que en los últimos partidos ha apostado por jugar con el mismo once. Construido desde una defensa fundamental e intocable.

Dicha zona está compuesta por el ex-Reus Ángel Bastos y Álex Díez por el lateral izuierdo y derecho respectivamente. En el centro de la zaga se ubican dos centrocampistas reconvertidos en centrales. Se trata de los valencianos Borja Granero y José Pardo. Este último, además de dar seguridad en el fondo, hace goles fundamentales para la permanencia. Es el caso de los marcados ante el Depor y el Málaga.

Una de las mejores ideas del míster fue la de apostar por el número 15 del equipo. Lolo González, llegado al equipo este mercado invernal, procedente del filial del Real Oviedo, para convertirse en pieza clave del mediocampo extremeño, dando goles fundamentales para salir poco a poco de la zona a evitar.

Además, este conjunto cuenta con más de un jugador llegado por la falta de minutos en su anterior equipo. Son los casos de Ortuño y Alberto Perea, llegados del Albacete y Cádiz respectivamente. Pasando de jugar poco en una squadra a ser de vital importancia en otra.

Para completar el equipo, encontramos a Casto en portería, a Gio Zarfino y Roberto Olabe en la mitad del campo y a Kike Márquez en la delantera.

De cara al futuro, el próximo partido del equipo de Mosquera será el 18 de mayo. Santo Domingo será testigo del duelo contra el Alcorcón.

Deja un comentario