Antonio Puertas, el persistente

Venimos remarcando durante la temporada la importancia que están cobrando esta temporada los jugadores de la segunda línea de ataque. Un curso en el que los delanteros han perdido protagonismo goleador para dejar paso a sus compañeros. Protagonista en esa segunda línea, en este caso del Granada CF, es Antonio Puertas. El de Benahadux comenzó la temporada como un tiro y en la jornada 8 alcanzaba los 6 goles. Tras una temporada decepcionante, la de su estreno en tierras nazaríes, Antonio Puertas estaba de vuelta. El triunfo de la persistencia, porque a Puertas le podríamos apodar ‘el persistente’.

La fuerza de la fe para un jugador que no se rinde

Antonio Puertas llegaba a Granada avalado por una excelente temporada en Almería, en la que fue clave para la salvación rojiblanca junto a Quique González. Con ocho goles, de exquisita factura, y cinco asistencias, el almeriense fue clave para que un equipo sin definición finalizase manteniendo la categoría. El club almeriense no había confiado nunca ciegamente en él, y su oferta de renovación llegaba tarde. El de Benahadux prefería marchar a un lugar en el que realmente se sintiese valorado.

Antonio Puertas

Puertas, tras anotar un gol | Granada Digital

Así, un Granada con el exclusivo objetivo del ascenso directo le incorporaba a sus filas. Una temporada en la que se esperaba mucho de él, pero en la que el jugador no respondió a las expectativas. Tampoco lo hizo el Granada, que se veía condenado a buscar de nuevo el objetivo con menores recursos. Sin embargo, los nazaríes trabajaron en silencio y construyeron lo que no habían hecho en la anterior campaña: un bloque. Ahí, en la consistencia, Antonio Puertas se ha vuelto a encontrar a sí mismo. Sin ser totalmente indiscutible, Puertas está adquiriendo una importancia máxima para que los granadinos se encuentren ahora a tres pasos de alcanzar el sueño del retorno a la máxima categoría.

Firmeza y constancia para recuperar el máximo nivel

Y es que esta temporada tanto el Granada como Puertas están mostrando una misma cualidad: la persistencia. Esa que demuestran con firmeza y constancia, características inherentes a esa persistencia de la que hablamos. Fe en sus posibilidades, trabajo continuo y confianza en sus fortalezas para alcanzar un nivel realmente alto. Como señalábamos, Antonio Puertas había alcanzado los seis goles en las ocho primeras jornadas. El ritmo anotador frenó, pero no así el trabajo y la fe. Así, con altibajos, tras haberse completado la mayor parte de la temporada Antonio Puertas ha llegado a los once goles, siendo fundamental para que su equipo, el Granada, haya alcanzado la licencia para merecer y soñar el ascenso.

Antonio Puertas

Puertas, en golpeo | Ideal Granada

La fuerza de la perseverancia, el valor de la tenacidad. Con firmeza, Antonio Puertas va derribando muros. Como tantos, llegó ligeramente tarde al fútbol profesional. Ahora, a los 27 años, lucha por alcanzar un ascenso a la élite y, por qué no, debutar y triunfar en la máxima categoría. Con insistencia, como no puede ser de otra forma. Con tesón, porque los sueños sólo se alcanzan a través del esfuerzo. Pero como no, con cualidades innatas que hacen de Antonio Puertas un jugador diferencial cuando se encuentra al máximo nivel.

A Antonio Puertas le puede haber llegado el premio, y es que no hay mayor premio que encontrar la estabilidad. Un futbolista con cualidades al que le faltaba encontrar una regularidad que parece haber alcanzado. Quizá fruto de la madurez, puede que como consecuencia de la persistencia. Es Antonio Puertas, ‘el persistente’.

Deja un comentario