El Tete se aferra a la Plata

Se puede pasar del mayor de los pesimismos en tan solo siete días al mayor de los optimismos. Perfecto ejemplo de ello es el Tete. Ese Tenerife que perdió en Elche con una imagen deplorable y que una semana después vence a un aspirante al playoff  con merecimiento. Una mutación absoluta de sensaciones en un tiempo tan escaso. Señal inequívoca de que hay un equipo, el Tete, que se aferra con todas sus fuerzas a la categoría de plata.

Suso, ejemplo del compromiso por la subsistencia 

La campaña del Tenerife se ha convertido en un ejercicio de compromiso por la subsistencia. Lejos de sus objetivos iniciales, en la isla han terminado viéndose envueltos en uno inesperado. Ahí, en esa pantanosa situación, en la que no esperaban ni están habituados, es complicado moverse sin que aflore la ansiedad. Y esa se ha notado. Sin embargo, el Tenerife ha sabido sufrir finalmente.

Tete

Un Tete resucitado | La Liga

Suso Santana es un ejemplo de ello. Capitán, infranqueable e inmune al dolor, terminó jugando ante el Real Oviedo con una lesión que a cualquiera no se lo hubiese permitido. Ejemplo perfecto de lo que necesita un equipo en una situación de tal presión. Tesón, pasión, alma. Aún no se ha certificado la permanencia, pero se ha avanzado en una zancada de dos pasos. Literalmente, Suso Santana se parte la cara por su equipo.

Es de plata. Como mínimo, el Tete es de plata. Y ahí, en el fútbol profesional, quiere continuar instalado el conjunto blanquiazul. Como mínimo en plata, aunque pronto pensando en su verdadero hábitat natural. Es pronto para pensar en ello, pero hoy Tenerife respira. Hoy la isla descansó aliviada. Queda un pasito para la meta.

Deja un comentario