Osasuna, un campeón intratable

Números. Meras cifras, para muchos sin significado por si mismas. Para otros, explicación absoluta para cualquier teoría. En el caso de Osasuna, los números son arrolladores. Los datos no hacen más que certificar la sensación que los rojillos han ofrecido toda la temporada. Inalcanzables, superioridad absoluta.

Hasta el final, arrollador

A toro pasado, es sencillo colgar medallas. Sin embargo, pocos presagiaron a inicio de temporada que el rendimiento de los navarros pudiera alcanzar tal excelencia. Ni tan siquiera partía como uno de los grandes favoritos al ascenso directo, habida cuenta de la entidad de los rivales que tendría enfrente. De hecho, el inicio de temporada invitaba la pesimismo y Arrasate incluso pareció pender de un hilo.

Osasuna

Osasuna ya alcanzó el Cielo | @stormRSG

La paciencia, esa gran ausente en el universo futbolístico, fue para Osasuna posiblemente la clave para el ascenso. Cuando peores presagios acechaban, el club creyó en una idea, en un proyecto. El tiempo le dio la razón. Tras la jornada 10, los rojillos pusieron velocidad de crucero. Constante, sin pisar el acelerador a fondo, pero tampoco el freno. Así, Osasuna acaba la temporada tan arrollador como se convirtió tras aquella marca en el calendario. El Francisco de la Hera fue el territorio del despegue y El Sadar el sustento en los momentos de duda.

Un grupo magnífico bailando al son de la segunda línea 

Poco a poco, los navarros fueron mostrando sus cartas. Un grupo compacto, con una plantilla construida a medida para la idea de su técnico. Compactos, unidos, desde la defensa se forjaba un bloque. Con dos de los mejores laterales, imprescindibles en el sistema de Jagoba y con un líder imprescindible como Oier en la medular.

Osasuna

Oier, siempre en mi equipo | Portada de Juan Diego Tejera

Junto al capitán, la calidad de Fran Mérida y por delante de ellos, el auténtico secreto del regreso de Osasuna por la puerta grande a la élite. Roberto Torres ha sido el maestro de ceremonias, guiando el rumbo con sus goles y asistencias. Su tocayo, Ibañez, junto a Barja eran el complemento perfecto, con Rubén García como guinda de un pastel digno de las celebraciones de mayor postín. El de Xátiva ha hecho sonar rock camuflado en una orquesta sinfónica.

Osasuna

La Doble ‘R’, vital | Portada por Diego Tejera

Con tal segunda línea, la punta de lanza ha supuesto un complemento más para un ataque temerario. Juan Villar y Brandon Thomas han alternado minutos con idéntico éxito, y es que el equipo estaba por encima de las individualidades.

Un campeón autoritario

17 victorias y 2 empates. Es el bagaje de Osasuna en El Sadar de la temporada. Invicto, autoritario. Dos derrotas en los últimos 24 encuentros ligueros. Un equipo de locos que ha sumido en la locura a toda una ciudad. Que le ha devuelto a su lugar, llenando de orgullo cada rincón de Pamplona. Un campeón intratable. ¡Enhorabuena, Osasuna! 

Deja un comentario