Real Racing Club de Santander, te esperábamos

Te añorábamos, Racing. Mentiríamos si, ajenos a la historia, afirmásemos no echar de menos en nuestra querida categoría de plata a un histórico de las dimensiones que tú alcanzas. Hoy, 2 de junio de 2019, has vuelto al lugar que, como mínimo, mereces. Tu grandeza no merece menores honores, y tu dimensión engrandecerá esa competición que tanto amamos. Te esperábamos, Real Racing Club de Santander. Y ya estás de vuelta.

Racing

El once del retorno del Racing

Con sufrimiento, eso sí, y es que escapar de las llamas de un infierno tan duro como lo es la categoría de bronce no es tarea sencilla. Has debido librar batalla durante cuatro temporadas por lo más recóndito de nuestro fútbol. Has tenido que superar decepciones, has caído sabiendo que no tenías opción de quedar en la lona. Y así, hoy has luchado en una final más y, ante un rival dignísimo como el Atlético Baleares, has recuperado tu lugar. Ese al que todos lloramos en 2015 porque abandonases. Hoy regresas y todo aficionado que se precie debe sentir un pellizco en el alma que le produzca ciertas cosquillas en el corazón. Bienvenido a Fondo Segunda, Racing. Esta es tu casa.

Una gran porción de historia regresa con el Racing

44 temporadas en la máxima categoría. Un subcampeonato, en sus orígenes, además de dos semifinales alcanzadas en la Copa del Rey en la primera década del siglo XXI. Un sexto lugar en la 2007-08 que le llevó a disputar la Liguilla de la Copa de la UEFA, ante tres históricos grandes de Europa como Manchester City, PSG y Twentee. A un paso de seguir haciendo historia en aquella participación europea inolvidable, en la que terminó goleando 3-1 al City y aún así quedando fuera. Quién no recuerda a históricos jugadores del conjunto cántabro como Pedro Munitis o Gonzalo Colsa en aquella temporada. O a la pareja que Munitis formase con Zigic, letal para los rivales. El pichichi para el recuerdo de Salva Ballesta agonizando el siglo XX, o los que consiguiesen mucho más atrás jugadores de la talla de Santillana o Quique Estebaranz.

Racing

Zigic y Munitis, época dorada | goal.com

Las etapas gloriosas de Marcelino García Toral afincado en El Sardinero, de Quique Setién en sus inicios apostando por el buen fútbol, el carácter de Bodipo en la delantera o los inicios de Ezequiel Garay convirtiéndose en el defensa más goleador de Europa con tan sólo 20 añitos. Los milagros de Nando Yosu, o el paso de Manolo Preciado por tierras cántabras.

Una década convulsa entre la frustración y el oasis de la alegría

Piterman, Ali Syed, Cúper, Cervera, Unzúe, Fabri, Gay o Menéndez. Una serie de catastróficas desdichas y una encadenación de malas gestiones llevaban al Racing en dos temporadas desde la cúspide al infierno de la Segunda B. Y allí, uno de los episodios más tristes, aunque a su vez de mayor trascendencia para el futuro del club. Aquella eliminatoria de Cuartos de Final de Copa del Rey ante la Real Sociedad en la que los jugadores se plantaron y decidieron no jugar, forzando la dimisión de la Junta Directiva, cuya gestión había llevado a las puertas de la ruina al club, con una plantilla y trabajadores que no cobraban en seis meses. Aquella temporada se retornó a Segunda División y se salvó mucho más que una situación convulsa, se dejó con vida a un club que estaba en la UVI.

Racing

Un Racing que amenazó Europa

Un centenario vivido en la precariedad, en una situación indeseable e inmerecida para una afición, la de El Sardinero, que siempre resiste junto a su club y que le lleva en volandas en las peores situaciones. En esas, ha vuelto a estar, aguantando una travesía de cuatro temporadas que hoy ha llegado a su fin. Hoy toda la alegría contenida en las almas racinguistas se ha desbordado y ha contagiado a todos los rincones del país. El Racing ya está de vuelta. ¡Enhorabuena, racinguistas!

 

Deja un comentario