Granada, la vuelta a la élite nazarí

Regresa la sonrisa a la ciudad de La Alhambra. Con sabor nazarí, Granada tiene de nuevo representación en la élite del fútbol español. Con una temporada de retraso, al segundo intento, el club granadino ha dado la vuelta a la situación para regresar al lugar del que se despidió hace dos años. Diego Martínez, el trabajo y el sacrificio, junto a una plantilla de escándalo, lo han logrado.

El triunfo de la unión y el bloque

Y es que Diego Martínez ha trabajado desde el principio en la construcción de una base sólida para poder optar a todo. Sin partir esta vez como favoritos, los granadinistas han trabajado como hormiguitas, con constancia y tesón, edificando desde unos sólidos cimientos y una idea homogénea. Así, una serie de individualidades se ha terminado convirtiendo en un único elemento, un equipo con todo lo que dicha palabra significa.

Granada

Diego Martínez, dando instrucciones | Granada Hoy

Todas las piezas han encajado. Desde Rui Silva, cerrojo de la puerta nazarí. Germán Sánchez y Martínez, un dúo infranqueable incluso para los pulmones del lobo. Víctor Díaz alcanza su segundo ascenso, tras haberlo hecho con el Leganés, demostrando que es una pieza no sólo válida sino básica para alcanzar objetivos de tal magnitud. El equilibrio lo alcanzó el rascacielos rojiblanco a través de un dúo sincronizado: Montoro y Fede, dos futbolistas descomunales que leen y ven el fútbol como pocos alcanzan. Fundamentales para permitir a jugadores como Vadillo o Puertas disfrutar de una mayor libertad táctica para causar problemas a las defensas rivales.

Los remates, tarea pendiente en una obra maestra

Fede Vico ha entendido a la perfección su función de pegamento entre los ladrillos rígidos y los frágiles, para unirlos y terminar de perfilar la construcción. Es cierto que, quizá, Rodri y Adrián Ramos hayan estado algo separados en esta edificación de piezas tan unidas, y que sus cifras fueron las que más dudas dejaron dentro de una obra maestra. Son los últimos remates los que faltan por pulir, esos que pueden convertir a un equipo capacitado para ascender en uno que lo esté para competir en la élite. Habrá que retocar, cambiar algunas piezas, para alcanzar ese nivel de competitividad que permita al Granada alargar su estancia en su nuevo hotel de lujo.

Granada

Celebración del Granada | Diario Información

Pero eso será más adelante, eso será otra historia. La historia que toca contar es la de la vuelta del Granada a la élite, la de la consecución de un objetivo que los nazaríes han merecido en su largo recorrido de plata de la temporada que agoniza. ¡Felicidades, Granada!

Deja un comentario