La Liga 1|2|3 ha llegado a su fin y con ella, una temporada de ensueño en la localidad de Albacete. Tras haber sufrido la campaña anterior por mantener la categoría, consiguiéndolo en el último momento, este curso el ‘Alba’ se ha postulado ni más ni menos que como candidato al ascenso a La Liga Santander.

Gran planificación igual a gran temporada

Y es que, el director deportivo Mauro Pérez, ha confeccionado una buena plantilla a la vez que ha puesto al mando al hombre ideal, Luis Miguel Ramis. Es cierto que quizá al Albacete Balompié le puede faltar fondo de armario en comparación con el resto de equipos que jugarán los ‘playoffs’, pero teniendo en cuenta que el principal objetivo para este año era la consolidación, no se le puede reprochar nada al tinerfeño.

Albacete

Ramis, pieza clave

Por eso, pase lo que pase, esta temporada ya ha sido de ‘10’ para los del Carlos Belmonte. Sin embargo, una vez llegados a ese punto, no importa lo que se planeara en verano; toca pelear el ascenso con uñas y dientes. Eso sí, no sólo se tendrán que enfrentar a sus rivales en esta promoción, también tendrán que superarse a sí mismos dejando atrás sus carencias.

Aspectos a mejorar

Los de Ramis se han visto penalizados en este último tramo de liga por dos derrotas consecutivas en el Belmonte, derivado de un dato escalofriante, y es que, exceptuando al Mallorca, no han podido vencer a ninguno de sus rivales directos, algo preocupante teniendo en cuenta que se volverán a encontrar con ellos en los ‘playoffs’.

Además, el hecho de haber llegado tan lejos en la clasificación sin estar previsto, supone que, como ya se ha mencionado anteriormente, cuentan con una plantilla más corta y no tienen tantos recambios que puedan brillar en el once titular como otros equipos. También podrían acusar la falta de experiencia en este tipo de situaciones, aunque esto también podría llegar a ser positivo, ya que puede que les libere de cierta presión.

Pero lo que sí pueden notar, es la falta de un delantero que lleve las riendas del equipo en la faceta anotadora, ya que sus máximos goleadores son Bela y Zozulia con 11 tantos, marcados en 34 y 35 partidos respectivamente.

Las armas del Albacete Balompié

No obstante, no hay que olvidar que este equipo ha terminado como cuarto clasificado en una competición tan dura como la Segunda División, por lo que, por cada aspecto a mejorar, hay una virtud que pueden usar como arma en las próximas fechas.

La primera se encuentra en el banquillo. Luis Miguel Ramis ha dotado al equipo de una gran riqueza táctica, enseñándoles a manejar diversos registros. Desde el 4-2-3-1 hasta el 4-4-2. Desde el juego ofensivo al defensivo. Es decir: el Albacete está preparado para plantearle un partido difícil a cualquier adversario en cualquier situación.

Albacete

Aleix Febas, el mentalista

Eso los ha convertido en un buen equipo local, pero en todavía un mejor visitante, siendo los mejores fuera de casa en la categoría de plata. Y esto sí que podría ser crucial, ya que, en estas eliminatorias, los goles que anoten en sus visitas tendrán valor doble. Los encargados de hacer posible el sueño serán además algunos de los jugadores más determinantes de la categoría, como Tomeu Nadal, Tejero, Eugeni o Febas entre muchos otros.

Tras años de sufrimiento, llega el momento de soñar

Quizá el Albacete Balompié no parta con el favoritismo de cara a esta guerra entre cuatro de los mejores equipos de la liga. Y es lógico. Tras muchos años en Segunda División, e incluso dos etapas en Segunda División B, no cuentan con el bagaje económico de los que hace no tanto eran equipos de La Liga Santander. Vienen desde abajo, pero eso dice mucho de ellos. Se han rebelado contra los “grandes” y les han ganado la partida.

Por ello, el ‘Alba’ tiene motivos de sobra para creer y armas suficientes como para que también sea una realidad, y no solamente un sueño. En la mejor temporada del equipo en los últimos 15 años, en la ciudad manchega no se respira otra cosa que no sea ilusión. Una ilusión, que llevará en volandas a su equipo, camino al cielo.

Deja un comentario