El RCD Mallorca golpea primero

En ocasiones, el fútbol son estados de ánimo. O quizá no. Quizá lo sean siempre. El RCD Mallorca desprendía en la previa ese aroma a optimismo que suele percibirse en los momentos dulces. Al contrario que su rival.

RCD Mallorca

El Mallorca celebra el primero | RCD Mallorca

El Albacete ha mostrado una gran regularidad toda la temporada, sin duda. Sin embargo, los golpes han hecho mella y el desgaste se comienza a mostrar de forma excesivamente evidente. El fútbol, una vez más, estuvo ayer condicionado por los estados de ánimo. Y ahí, el Mallorca asestó el primer golpe a la eliminatoria.

La batalla táctica, del lado de Vicente Moreno

El pulso se iniciaba en el vestuario, en los banquillos. Ahí, Vicente Moreno se alineó en lo previsible. Con la baja de Budimir, Prats al verde y un sistema reconocible. Laterales largos, fútbol vertiginoso, milimétrico en ocasiones de la mano de Salva Sevilla o Dani Rodríguez. Con dos extremos que amenazan el interior, haciendo de la imprevisibilidad para el rival virtud.

En dicho contexto, Luis Miguel Ramis no pareció detectar el peligro. O lo trató de paliar con una fórmula que no resultó. Repetía el técnico del conjunto manchego con dos en punta, Eugeni al banquillo y Álvaro Peña fuera de la convocatoria. La consecuencia, lejos de herir al rival por superioridad numérica en punta, quizá potenció sus virtudes en la zona interior. Pareció el principio del fin.

El carril izquierdo, un arma de peso

Por la izquierda, el Mallorca encontró la vía para dañar a su rival. Pervis Estupiñán es un puñal, físicamente sobrado para dominar su carril sobradamente. Para Lago Junior sobran las presentaciones. Un futbolista capaz de dañar encarando, desequilibrio en conducción, inteligencia en la toma de decisiones y calidad en la ejecución de las mismas. El lateral se asoció con Abdón Prats para provocar el primer tanto de Leo Suárez y el extremo se quedó sin premio en la segunda mitad sólo porque Tomeu Nadal se lo negó con una de sus mágicas manos.

RCD Mallorca

Celebración del segundo tanto | Fútbol Mallorca

El delantero balear, Abdón, responde en cada oportunidad con lucha, posicionamiento y asociación. Y Leo Suárez, ese joven atrevido llegado desde Villarreal, aprovecha cada ocasión con el entusiasmo de un niño al que acaban de regalar su primer balón.

Y todo ello parece hacerse realidad con orígen en la medular. Marc Pedraza aporta un equilibrio imprescindible. Absolutamente necesario para que Salva Sevilla y Dani Rodríguez conecten, activen los sentidos y comiencen a desplegar el fútbol que sus mentes privilegiadas dibujan. El equipo bermellón ha llegado de nuevo al tramo decisivo activados y en plenitud de condiciones futbolísticas y físicas, lo que le convierte en un equipo realmente peligroso.

Un golpe anímico difícil de superar

El Albacete no tuvo capacidad de reacción y Ramis, consciente de ello, trató de minimizar daños, buscando mantener un 1-0 que, por sensaciones, incluso podía darse por válido. Pero Dani Rodríguez castigó a los manchegos en el minuto 89. El Mallorca conseguía una renta considerable para la vuelta y mantenía su puerta a cero. Los bermellones golpean primero y lo hacen con dureza y crueldad.

RCD Mallorca

El Alba, a remontar | Aúpa Alba

Ahora, el Alba debe mostrar su fortaleza. Medirla. Demostrar si tiene la personalidad suficiente y la capacidad de reacción para dar la vuelta a una situación muy delicada. Carácter. Orgullo. Es el momento de poner todo sobre la mesa para continuar intentando ser el Queso Mecánico 2.0. Una temporada extraordinaria que bien merecería un broche de oro. Es una situación límite, momento para medir y exigir a los Tejero, Febas, Bela, Zozulya y compañía. El primer asalto tiene dueño pero el combate sigue en el aire.

Deja un comentario