El Dépor, destapado a la final 

En la previa, lo catalogamos de tapado. El Dépor llegaba a este play-off en la última jornada, tímido, casi sin querer. Sensaciones pesimistas, pese a llegar in extremis, y es que por fútbol los gallegos no emanaban buenas sensaciones. Enfrente, además, un Málaga que llegaba en situación completamente opuesta. Eufórico, imparable, arrasador.

Dépor

El Dépor celebra en La Rosaleda | RC Deportivo

Pero el Dépor se destapó. Abrió el frasco de sus esencias y demostró todas sus virtudes. Tuvo en el banquillo a un líder, Martí, que estuvo realmente vivo durante toda la eliminatoria. Destapado y a la final. El Dépor está a dos pasos de la gloria. A dos zancadas del retorno a la élite.

Edu Expósito, el faro gallego

Y la extensión de Martí en el verde han sido sus mediocentros. Álex Bergantiños, más allá del gol, fue equilibrio, especialmente en el segundo acto, el de La Rosaleda. Un capitán en toda la acepción de la palabra, abarcando absolutamente todos los registros que se asocian a dicha condición.

Dépor

Edu Expósito, el faro | RC Deportivo

Y Edu Expósito, sin más, fue el faro. Omnipresente, Edu compaginó a la perfección su labor como stopper en la medular con aquella en la que desahoga al equipo a través del balón, al que ofrece salida en asociación, conducción y desplazamiento. Dos exhibiciones y demostraciones absolutas de un jugador llamado a liderar al conjunto herculino durante años.

Y en la dificultad, Dani Giménez fue el salvavidas

Defensivamente, el Dépor fue sencillamente sobresaliente. Tácticamente, un equipo sólido, cohesionado, solidario y compacto. Tras sufrir un zarandeo importante en la primera mitad en Riazor, la batalla táctica cayó siempre del mismo lado. Y cuando, pese a ello, el Málaga logró desarbolar a su rival, apareció una figura que se hizo gigante en un espacio inmenso. Dani Giménez apareció en los momentos clave y mantuvo a su equipo sobrio.

Dépor

Dani Giménez, clave | RC Deportivo

Los palos, que se lo cuenten a Ontiveros, también tuvieron su cuota de protagonismo e igualmente protegieron la meta deportivista. Y es que, a estas alturas, la suerte también tiene su cuota de protagonismo.

Dépor

Martí, vencedor táctico

El Dépor, a la final del play-off de ascenso, espera rival. Albacete o Mallorca tendrán enfrente a un rival destapado. Peligroso. La batalla final tendrá una cita en Riazor.

Deja un comentario