¡Felicidades bermellones! 46 partidos después, tras retornar a Segunda después de un año por la categoría de bronce, es de justicia felicitar a un equipo que se ha mostrado sólido. Y lo ha hecho en una final llena de emoción y con situaciones poco habituales en partidos de alta tensión. Además, es también necesario lanzar un mensaje de ánimo al Deportivo. Los gallegos se quedaron con la miel en los labios y competirán por segundo año consecutivo en Segunda División por primera vez desde las temporadas 89/90 y 90/91. Pero este artículo es para revisar en qué podría intervenir la tecnología, en caso de usarse, y cómo se aplicaría. Por suerte, para la temporada que viene ya tendremos el VAR en esta categoría, algo más que necesario. Estas son las jugadas de la final:

DEPORTIVO – MALLORCA (IDA)

La jugada de la discordia. Con una cámara a la altura del palo seguramente saldríamos de duda pero, con las imágenes existentes, es prácticamente imposible decir algo con exactitud. En esta imagen ralentizada se ve cómo, después de botar el esférico en la línea, avanza unos centímetros más. ¿Suficientes para que entre todo el esférico? Imposible de saber. Cada uno tendrá su opinión personal, así como la tuvo el asistente que decidió otorgar el gol. Por lo tanto, al no tener una imagen clara al usarse estas imágenes, el VAR no haría nada. Pero la temporada que viene, deberá haber una cámara al nivel del palo para intentar tener una mejor toma de los goles fantasma.

En lo que sí entra el VAR, de estar en uso, sería en este lance entre Borja Valle y Fran Gámez. El berciano se zafa del defensa que se agarra a él tirándole de la camiseta y así impide que se le vaya más metros. Es una acción muy difícil de ver para los árbitros debido a la acumulación de futbolistas, pero con las cámaras se ve que el penalti es muy claro. El Deportivo hubiera tenido una pena máxima para incrementar su renta hasta los tres goles en el partido de ida.

MALLORCA – DEPORTIVO (VUELTA)

Y se llegó a la vuelta, con cierto aroma a polémica debido a la ida. El partido de Son Moix estaba en el punto de mira y aún más tras lo ocurrido nada más comenzar el choque. Martin Valjent derribó a Borja Valle, que cayó dentro del área. En la retransmisión en directo parecía un penalti clamoroso y, de hecho, la infracción existe, pero sería fuera del área. Valjent golpea con su tibia el gemelo de Valle y el contacto se produce centímetros antes de la línea. El VAR, dado que el colegiado no señaló nada, confirmaría que no fue penalti.

La afición deportivista también se quejó de un posible gol anulado en esta acción entre Borja Valle y Ante Budimir. El árbitro señala la falta incluso antes de que Borja rematase, por lo que no se puede hablar de gol anulado. Si existiese la tecnología, el colegiado dejaría finalizar la acción señalando la falta a posteriori y, así, usar el colchón del VAR para dar el gol como válido si la falta no ha existido. Por lo tanto, no existe ninguna irregularidad, ya que hay una posible falta que, para el árbitro, sí que es suficiente como para señalarla.

Y esto es lo que nos ha dejado la Segunda División a partir del ecuador del campeonato. Esta sección nunca ha tenido el objetivo de criticar o remarcar los errores arbitrales, sino que es para intentar saber qué ocurriría en el hipotético caso de que el VAR estuviese en uso. Como se ha visto durante la implementación del mismo en Primera División, es necesaria una educación tanto a futbolistas, técnicos, periodistas y, sobre todo, a aficionados para llegar a un claro entendimiento de esta herramienta. Seguirá habiendo dudas, pero estos artículos han intentado que sean las menores posibles de cara a comprender qué veremos a partir de la temporada 2019/2020.

El Rincón del VAR de las pasadas jornadas:

Deja un comentario