Los equipos se construyen desde abajo. Es una de las máximas del deporte rey. Aun así, muchos son los que lo olvidan y pagan muy caro no tener unos buenos cimientos. Pero ese no va a ser el caso del CD Mirandés, pues los jabatos tienen bajo palos a un hombre que ya fue determinante en los ‘playoffs’: Limones.

Renovado por un año más

Uno de los objetivos principales de los de Andoni Iraola para este mercado estival era retener a las piezas clave del ascenso. No se consiguió con Paris, que pone rumbo a Alcorcón, pero sí con Gorka Kijera y con Limones, a pesar de que el guardameta tenía varios pretendientes.

Reflejos, seguridad y experiencia

En una categoría dónde abundan los grandes porteros, el de Daimiel se suma a la lista. Es uno de esos elegidos que protagonizan paradas a priori insalvables, que por puro reflejo se lanzan a dónde parece imposible llegar por falta de tiempo.

Limones

Limones, en una estirada | Diario Marca

También va muy bien en los balones aéreos, sobre lo que dio una “master class” en Son Malferit ante el Atlético Baleares. Los de Mandiola, que anotaron un gol gracias a la altura del ahora jugador del Racing de Santander, Nuha Marong, empezaron a avasallar a los de Miranda de Ebro con centros muy elevados, y Limones los salvó prácticamente todos, demostrando que a la hora de la verdad, sabe controlar los nervios y rendir al máximo.

Además, a sus 32 años, es un portero con experiencia y contrastado en la categoría de bronce, dónde ha pasado por equipos siempre aspirantes al ascenso como el Cartagena o el propio Mirandés. El fútbol profesional estaba llamando a sus puertas, le tocaba dar el salto.

El guardián de Anduva

El CD Mirandés regresa a La Liga 1|2|3 después de dos temporadas en la Segunda División B. Anduva se viste de gala para recibir de nuevo a históricos de nuestro fútbol. Pero con Limones de su parte, hasta el más grande de esos equipos tendrá que sudar la gota gorda para perforar esa portería.

Deja un comentario